Reivindicación de la Identidad Castellana de Madrid

Más reciente

Covarrubias 2019

fernan

Ser castellanista es denunciar públicamente la división arbitraria del territorio castellano. Ser castellanista es denunciar también la división y silenciamiento de su pueblo.

Ser castellanista es cuestionar el vigente mapa autonómico. Denunciar estatutos de autonomía impuestos y nunca refrendados por los castellanos.

Ser castellanista es denunciar la existencia de autonomías inventadas, que llevan 40 años borrando la Historia de Castilla de sus ciudadanos.

Ser castellanista es decir, bien a las claras, que la democracia nunca llegó a Castilla, ni en 1.978 ni después.

Ser castellanista es exigir el reconocimiento de Castilla como la identidad más evidente de cuantas existen en España.

Ser castellanista es señalar a todos los responsables de la actual situación de discriminación de nuestra tierra. Responsables en el centro y también en esa periferia, que lleva siglos beneficiándose a costa de la mordaza que sufre el pueblo castellano.

Ser castellanista es sentir el orgullo de nuestra Historia, asumiéndola en su totalidad y defendiéndola ante falsificadores de un  lado y de otro.

Ser castellanista es exigir ayudas para las familias con hijos y paliar nuestro grave problema demográfico. Y no resignarse a ser el geriátrico de España y dentro de poco la mayor necrópolis de Europa.

Ser castellanista es también ser solidario con otros pueblos silenciados, como el leonés.

En definitiva, ser castellanista es defender con uñas y dientes a su pueblo, su Tradición, su espiritualidad, su manera de ser y de sentir, su cultura y su derecho a un futuro. Porque la realidad es que Castilla, nuestra Castilla, y si nadie lo remedia, se encuentra en la recta final de su existencia. Nos lo exigen nuestros antepasados. No nos resignaremos jamás a ocupar un lugar en la sombra en los museos arqueológicos de medio mundo.

Ante la tumba del Buen Conde. Ante nuestros antepasados que nos contemplan desde las estrellas. Y ante Dios, que todo lo puede.

¡Viva Castilla! ¡Viva el pueblo castellano!

(Discurso en el Homenaje a Fernán González. Covarrubias, 15 de Junio del 2.019)

Anuncios

Feliz Navidad y Próspero Año 2.019

 

madridnieve

Desde hace 40 años el Castellanismo ha protagonizado el mismo vicio. El desprecio a Madrid y a su provincia. Hoy convertida en autonomía impuesta por el Congreso de los Diputados. Pero que nadie quiere, nadie siente y a casi nadie beneficia, salvo a la casta política.

Lo llamativo del asunto es que todos estos años no han llamado a la reflexión y los mismos que detestaban a Madrid en 1978, lo siguen haciendo hoy. Incluso hay autores que han negado la castellanidad de esta tierra, aunque luego recularan ante las evidencias históricas y culturales.

Este tema lo he tocado ya más veces aquí y no voy a entrar a fondo en ello. Solamente recordar que Madrid es hoy el motor de España y prácticamente contribuyente neto al Estado. Aporte que se va una vez más sobre todo a la periferia.  Y además tiene más de 6 millones y medio de habitantes (820 por Km cuadrado). Madrid tiene todo lo que Castilla necesita.

Simplemente quería recordar todo esto para hacer entender a todos que el futuro de Castilla pasa por Madrid y su reintegración a una Castilla unida. Sin Madrid no hay ni habrá una Castilla posible. Ni en lo político ni en lo económico. Ahora, podemos seguir sentados, esperando que suene una flauta que no queremos soplar o pretender que otros la hagan sonar por nosotros. Que Dios nos ayude.

Feliz Navidad y Próspero Año 2.019

Ser castellanista

mapa castilla
El pueblo castellano desprecia su propia identidad porque desconoce su propia cultura y su propia Historia. No se puede amar lo que no se conoce. Y en esto tiene mucho que ver la labor incansable de medios de comunicación y del propio sistema, desde la enseñanza escolar.
El régimen del 78 se cimenta en todo esto. Parece que es necesario que exista un pueblo que se sienta exclusivamente español para que todo funcione como pretende la Casta. Y ese pueblo es el castellano. Al resto se les permite reivindicar y presumir de su patria chica. A Castilla NO. Y bajo esos cimientos ha crecido un edificio frágil y cada vez más escorado. Un edificio que amenaza ruina, a pesar de ser repintanda con constancia su fachada con la pintura de una pretendida diversidad, federalidad o multinacionalidad.
A la labor de denunciar este estado de cosas es a lo que debe dedicarse el castellanismo genuino. Y todo lo demás es secundario o directamente sobra. Si recuperar la existencia de Castilla, de su unidad y de su reconocimiento como pueblo diferenciado dentro de España, no es el objetivo principal de una fuerza o corriente supuestamente castellanista, es que esa fuerza o esa corriente ideológica no es castellanista. Podrá ser muchas otras cosas. Pero no servirá a los intereses de Castilla y del pueblo castellano. Los barcos se construyen para navegar y llegar a buen puerto. No para mantenerlos constantemente varados en una playa.

23 Abril 2018. Así son las cosas.

mapa castilla
A los niños de Duerolandia les enseñan que son castellano-leoneses. O sea, son como tomates y limones a la vez. A los niños de Castilla La Mancha, les dicen en el colegio que son castellano-manchegos. Como si la Comarca de La Mancha fuera algo diferente al resto de Castilla. Pero las cosas aún son peores. En Cantabria (Montaña de Burgos y Puerto de Castilla), les meten en el cerebro que son descendientes directos de unas tribus del Neolítico, que eran una nación antes de los romanos (Revilla dixit). Los críos de La Rioja crecen en una comunidad autónoma que ha tomado su nombre de una de las comarcas que formaban la provincia de Logroño. Y que vienen a ser algo así como unos “vascos erriotxarras” descafeinados. ¿Y los niños de Madrid?. Bueno, los niños de Madrid son poca cosa. Vagamente españoles y miembros y “miembras” de una provincia superprogre, donde al parecer cabe todo el mundo (que no se diga que no somos integradores y “cosmopaletos”…). Todo el mundo, excepto todo lo castellano. O sea, en pleno corazón de la Provincia, la Villa de Madrid, donde un día se alzara la fortaleza de Los Comuneros, lo castellano está prohibido. Prohibido nombrar a Castilla en la enseñanza, en los medios de comunicación e incluso en la calle. Ardua labor de censura en la que han participado todos desde 1978. Desde el PP al PSOE, pasando por IU, e incluso Podemos y la pijo-progresía del 15M (¿sabéis que llegaron a expulsar de la Puerta del Sol a un castellanista que enarbolaba el Pendón Morado?). Eso sí, luego más “federalistos” que Pi i Margall.

Bueno, pues esta es la situación de CASTILLA. Un pueblo censurado. O lo que la Unesco denominaría el genocidio cultural, identitario y silencioso de todo un pueblo milenario.

 

comuneros

Madrid sigue oliendo mal

Restos de botellones, papeleras que no se recogen los fines de semana y se desbordan, orines de perros y no perros que permanecen meses o hasta que milagrosamente llueve, aceras y escaleras de Madrid Río que apestan, etc. Dice la alcaldesa Carmena que la limpieza de la Ciudad ya no es un tema que preocupe a los vecinos de Madrid. Al parecer Madrid reluce como los chorros del oro. En fin, se ve que los vecinos que vivimos pegados al Río Manzanares somos unos embusteros o somos del PP o unos franquistas resentidos… Ya se sabe que no se puede criticar a la Casta 2.0

Empezando el año… ¡A la mierda!

Hoy me he levantado con ganas de hacer un homenaje al gran Labordeta y como él hizo en el Congreso de los Diputados, voy a mandar a la mierda a todo eso que nos sobra en Castilla y también en España. Empecemos:

A la mierda la derecha inmovilista, liberal, casposa. La que se enfunda en la bandera nacional, mientras vende la soberanía, la riqueza y el futuro de los españoles a Bruselas y a su banco central.

A la mierda la izquierda progre, que nos habla de federalismo y de lo estupendo que es ser vasco o catalán, pero condena a los castellanos a ser unos putos ciudadanos del mundo. Lo que en definitiva significa negar a Castilla, su Historia, su Cultura, su pueblo y su futuro. No os queremos en Castilla y os reservamos lo mismo que a la derecha casposa. Una patada en el culo.

A la mierda el pancastellanismo. El que lleva más de 20 años cerrando el paso a nuevas generaciones de jóvenes castellanistas y siguen felices cociéndose a fuego lento en su pequeño puchero de salsa morada. Los que siguen pendientes de León y de Duerolandia, pasando olímpicamente de todo el Sur de Castilla y sobre todo de Madrid. Cuando saben perfectamente que Madrid es la clave y que por Madrid pasa el futuro político, económico y demográfico de toda Castilla. También os reservo vuestra patada en el culo para mandaros a… tomar viento.

A la mierda los medios de desinformación del Régimen del 78. Los que nos hablan a diario de Catalonia, mientras silencian las subidas salvajes de la luz, los carburantes, el gas y la deuda nacional. Los que silencian las subidas ridículas de las pensiones de los trabajadores y ocultan los beneficios bancarios y patronales, el sueldo de los políticos y el paradero del gran Urdangarín y esposa.

A la mierda Puigdemont y todo el catalanismo. Lleváis toda una vida vendiendo victimismo y pensando que sois superiores al resto de los mortales. Habéis insultado una y mil veces a Castilla, a sabiendas de que nadie o casi nadie la defiende. Y buena parte de la decadencia de nuestra tierra es culpa vuestra y de ese proteccionismo estatal que dura ya más de 2 siglos. Voraces burgueses de mierda, que solo queréis estar en España cuando os conviene como mercado cautivo y cuando llegan las malas, echáis a correr. Más franquistas que nadie cuando hizo falta y demócratas de toda la vida cuando os vino bien. No tengo nada contra Cataluña ni contra los catalanes. Pero a vosotros catalanistas del odio y la xenofobia y a vuestra patronal, a la mierda y patada en el culo.

Y a la mierda en definitiva, toda la escoria que hace de nuestro país y de nuestro mundo un lugar tan oscuro. A la mierda usureros, multinacionales y cipayos del nuevo orden mundial. A la mierda Trump, su teatro, su OTAN, las Merkel y todas sus malditas guerras que arrasan naciones enteras como Siria. A la mierda vuestras primaveras y vuestra visión de los seres humanos como vuestro ganado. Para vosotros la patada en el culo más fuerte.

Viva Castilla y Viva la Libertad. Que a gusto me he quedado. Ya podemos empezar el año.

Feliz Navidad y Feliz Año 2018

carlo-maratta-nativitidad-fondo

Mis mejores deseos para todos y que Dios bendiga e ilumine a nuestra Castilla para que ocupe el lugar que le corresponde en España y en el mundo.

Feliz Navidad