Reivindicación de la Identidad Castellana de Madrid

Archivo para abril, 2012

2 de Mayo: Madrid es Castilla

Nos acercamos como cada año a celebrar el Día de la Comunidad de Madrid y como cada año no exento de la tradicional artificialidad de esta fecha. No en vano, el 2 de Mayo de 1808 los madrileños no se alzaron contra las tropas francesas para luchar por su autonomía ni por su estatuto. Fue la chispa de un alzamiento nacional contra la opresión francesa. Que esta fecha haya sido elegida por las autoridades madrileñas como día de la región, solo pone de manifiesto un intento de ocultamiento deliberado de la existencia de la región castellana. Algo muy similar ocurre en Castilla y León con Villalar, que se apropia de la figura de los Comuneros y de la Guerra de las Comunidades, cuando aquella guerra implicaba a toda Castilla y no solo a un ente autonómico tan artificial y ridículo como es el madrileño, cantabro o el riojano.

Para los castellanistas la frase “Madrid es Castilla” es ya algo tradicional. Pero para los madrileños es poco menos que un lema extraño y estrambótico. Y esto es debido a una implacable labor de involución cultural e identitaria por parte de la propia Comunidad de Madrid, que durante estos casi 30 años de autonomia, ha hecho lo posible por lavar el cerebro a la población de Madrid para hacerle olvidar quien es y de donde procede. Los esclavistas negreros en Estados Unidos hacian algo similar con las personas de raza negra que traían presas desde África. El primer requisito para un esclavo dócil es hacerle olvidar su lengua, su religión y su nombre. En resumen, borrar su identidad. ¿Demagogia por mi parte?. Ninguna. A la realidad de Madrid me remito hoy. La frase más repetida durante 8 años de presidencia de la Comunidad por parte de Alberto Ruíz Gallardón ha sido “la identidad de Madrid es que no tiene”. Frase recuperada en más de una ocasión por Esperanza Aguirre. De lo que podría deducirse que Madrid no tiene lengua propia, costumbres propias, historia propia y tradiciones propias. El problema es que la Historia está ya escrita y nos dice una y otra vez que Madrid jamás ha sido nada distinto a Castilla desde hace siglos. No voy a entrar ahora en disquisiciones históricas. Me voy a remitir al propio Estatuto que define a Madrid como región castellana. Me remito a su bandera, que es roja por Castilla y me remito a su escudo, rojo por Castilla y que lleva dos castillos por ser el enlace entre las dos Castillas. Pero voy más lejos. Incluso en Madrid Capital, tan cosmopolita como la catalanísma Barcelona, la Lengua y tradiciones de sus habitantes son las castellanas. La misma Lengua Castellana que se habla en Toledo o en Burgos se habla en Madrid. Aquí no hay ceceo ni seseo. Londres es también muy cosmopolita y capital del Reino unido, pero a nadie se le ocurrió por ello convertirla en un ente autónomo que creciera de espaldas a Inglaterra. Pero en una España que ha intentado ser un copia y pega de la centralista Francia, las cosas se han hecho de manera lamentable.

Tras estos casi 30 años de ocultamiento y de hacer todo de espaldas al pueblo de Madrid (todo el proceso autonómico de las comunidades castellanas se hizo así, desde las sombras y casi en secreto, típico de traidores), España se encuentra en un callejón sin salida, que los castellanistas llevábamos anunciando desde los años ’80, y es la inviabilidad de las 17 autonomías, empezando por las 5 castellanas. Y ahora los mismos partidos que traicionaron esta tierra (PSOE, PCE, AP, UCD) no saben como salir del atolladero. Nosotros volvemos a insistir en la urgente necesidad de unir a todas las comunidades castellanas. Que Madrid tenga su propio parlamento resulta tan ridículo como el que tiene La Rioja, Cantabria, Castilla y “León” o Castilla La Mancha. Pero aparte de ridículo, es que no podemos pagarlo.

Castilla se hunde ante la indolencia de su pueblo (ignorante de sí mismo) y la desidia de sus políticos. Madrid también. Los resultados económicos ocultan una grave realidad y es que la autonomía madrileña crece por encima de la media española gracias a los impuestos de más de 6 millones de personas que viven en esta artificial región. Madrid apenas tiene industrias o agricultura y de no ser por sus numerosos contribuyentes y por albergar en ella la capitalidad de España, estaría tan despoblada y empobrecida como Soria. Los números son claros, de 65.000 millones que da al Estado la CAM, solo 15.000 se quedan aquí. Madrid se convierte por ello en un jugoso pastel no solo para el propio Estado, sino para la periferia española, que es a donde va la mayor parte de esa inversión y que bien podria quedarse en las regiones castellanas que lo necesitan más que nadie. Esto es lo que consiguieron en 1983 nuestra gloriosa clase política. Romper Castilla, quitarle Madrid y por tanto robarle la única provincia con un cierto grado de desarrollo. Castilla sin Madrid no tiene futuro alguno. Pero tampoco voy a echar toda la culpa a los partidos nacionales. Los partidos y formaciones castellanistas también han hecho una labor lamentable en este sentido. Unos apoyando un provincianismo caciquil típico de nuestra tierra, que niega por ejemplo que Madrid pueda ser Castilla por albergar la capital de España y otros solo centrados en su obsesión por fagocitar como fuera a otra región desaparecida del mapa español. Me estoy refiriendo a la Región Leonesa. Lo que viene a demostrar cual es una de las causas por las que el Castellanismo hoy es una corriente o corrientes residuales en la propia Castilla; sus graves errores de análisis de la realidad castellana. Porque una vez más, insisto, el futuro de Castilla pasa por Madrid y no por León, Zamora y Salamanca. Que además tienen el justo derecho a volver a ser lo que siempre fueron, el Reino de León o la Región Leonesa.

¿Y que necesita Madrid de Castilla?. Madrid necesita descongestionarse. No puede haber desiertos demográficos y económicos en la Meseta y más de 6 millones de personas hacinadas en una sola provincia. Si Castilla y “León” van camino de ser un desierto humano y una región de ancianos, Madrid va camino del colapso demográfico. Madrid no puede seguir siendo un oasis en medio de un páramo yermo. Y desde luego Madrid necesita beber de sus hermanas castellanas para recuperar su IDENTIDAD. Porque vuelvo a repetir, 30 años de autonomía solo han servido para convertir a la CAM en el centro de la España cañí. La España que solo entiende de Toros y Flamenco. La España de Manuel Fraga y su Spain is Different. La España centralista, jacobina, paleta y negadora de la riqueza cultural de nuestro país. De no ser por los museos de la Capital, la CAM figuraría hoy a la cola de la oferta cultural de todas las regiones españolas. Parece que nuestras autoridades autómicas están más interesadas en convertir en andaluces a los madrileños, que en servirles con eficacia en sus derechos como ciudadanos.

Parafraseando a Cambó, me gusta decir que mi manera de ser español es sentirme profundamente castellano. España es un precioso puzzle de culturas e identidades. Todas ellas merecen el mismo respeto y consideración. Negar una de las piezas clave de este puzzle como es Castilla, es atentar contra los propios cimientos de la nación española, a la que hoy nuestra clase política ha convertido en un mero mercado en el que Castilla paga la cuentas y a cambio solo recoge los odios de la periferia. Esta España insostenible se está viniendo a abajo. Ha entrado en un proceso irreversible de disolución, si nadie lo evita. La presencia de Castilla se hace cada vez más urgente y Madrid ha de ser su punta de lanza. Basta ya de negar la evidencia del desastre de este estado autómico construido sobre los escombros de Castilla. Basta ya de historicismos estúpidos que no conducen a ninguna parte. Basta ya de centrar el debate en León. Basta ya de manipular a los castellanos y particularmente a los madrileños. Basta ya de negar a Castilla y la castellanidad de Madrid. 30 años de mentiras son suficientes.

¡Viva la unidad de Castilla y viva Madrid castellano!


Ars Amandi.

Hoy quisiera rendir mi pequeño homenaje a una banda que tanto hace por nuestra tierra. Siempre digo que a Ars Amandi hay que verles en directo para apreciar en toda su amplitud la calidad de música. Es la única banda de Rock Castellano que existe o al menos la única que tiene el orgullo de mostrarse así ante el público. La fusión de las guitarras eléctricas con dulzainas, gaitas y flautas es sencillamente impecable. Su último trabajo, El Rincón de los Deseos es lo mejor que han hecho. Las letras son estupendas y la producción del disco en general es increiblemente buena. Y lo mejor es eso. Son de los nuestros. A caballo entre Segovia y su hermana Madrid. A lomos de Castilla, la cual no ocultan de sus letras. Os dejo dos de mis canciones preferidas.


Hacia otro Castellanismo.

Hace tiempo algunos castellanistas que veníamos del castellanismo político y viendo el pobre horizonte cultural de nuestra tierra y en general el oscuro destino que aguardaba a Castilla, decidimos unir nuestras fuerzas. Ante el agotamiento de los distintos proyectos políticos castellanistas y no ambicionando poltronas ni prebendas, nos decidimos por crear una Asociación Cultural.

También decidimos revisar en profundidad el concepto de Castilla, que se nos antojaba alejado de la realidad y sobre todo de la tradición histórica. Como en todo nacionalismo o regionalismo, siempre hay algo de falsedad o de artificialidad y tampoco de eso se ha librado el Castellanismo. Desde los irreales y ridículos mapas de Carretero, a ese otro de 17 provincias, convertido hoy en dogma tridentino por parte de algunos. Sin olvidarnos de los que simplemente añoran la Corona de Castilla y León por completo, incluidas sus posesiones en ultramar. Es una falsedad decir que todas las comunidades de villa y tierra son Castilla porque resulta que también las hay fuera de Castilla. Es una falsedad justificar la absorción de la Región Leonesa (León, Zamora y Salamanca)  en base a que a partir del 1230 los reinos de Castilla y León comenzaron a compartir un mismo rey (como sucedió por ejemplo entre Aragón y Cataluña), porque compartir un rey no es fusionar a dos pueblos diferentes. Es una falsedad identificar al Reino de León del  año 1230 con las actuales provincias de León, Zamora y Salamanca, porque entonces la Corona Leonesa ocupaba una extensión mucho mayor que estas 3 provincias. Es una falsedad apropiarse de la exclusiva de la Guerra de las Comunidades, cuando su ámbito rebasó  a la Castilla propiamente dicha, salvo que consideremos a Andalucía, País Vasco o a Alicante como castellanas. Y además dicha Guerra comenzó en Toledo en 1520 y finalizó en 1521 en esa misma ciudad castellana y no en Villalar. Es una falsedad decir al pueblo castellano que Los Comuneros usaban una bandera morada, cuando su signo distintivo fue una cruz roja por ser este el verdadero color castellano. Es una falsedad decir que El Empecinado usaba esa misma bandera morada en su guerra contra Fernando VII porque no hay ni un solo documento o testimonio que así lo indique. Y es una falsedad y esta quizá de las más graves, afirmar ante los castellanos que Castilla son 17 provincias porque así se firmó en un Pacto Federal Castellano, cuando el mismo fue un simple manifiesto del Partido Republicano Federal de 1869, que solo representaba si acaso a los miembros de dicho partido y no a Castilla. Entiendo que muchos han dedicado buena parte de su vida a defender estos dogmas, pero por ese camino hemos llegado donde estamos. El Castellanismo hoy es marginal y casi inexistente y el que existe ya ha tocado techo. Culpar simplemente al dogmatismo sería injusto por mi parte. Está más en la actitud de los propios dogmáticos que no solo han confundido el medio (el partido) con el fin (Castilla), sino que además nunca entendieron que un partido que se construye entre todos, pertenece a todos y no es patrimonio de nadie. Y esta realidad se ha repetido una y otra vez bajo estas u otras siglas, bajo esta u otra formación política y así fueron desapareciendo una tras otra.

Por estas y otras razones algunos nos decidimos a ser más prácticos, sin que eso significara ser menos rigurosos a la hora de decidir de qué Castilla estábamos hablando. De modo que no nos marchamos al 1230, ni a las opiniones de los literatos del 98, de Onésimo Redondo, Gumersindo de Azcárate o de Sánchez Albornoz. Este último gran medievalista, pero que en realidad siempre confundió a Castilla con la Corona de Castilla y León y a estas dos con su idea de España, para al final bendecir segregaciones graves como Cantabria, La Rioja o toda la Castilla Sur y el nacimiento de engendros autonómicos como la comunidad autónoma de Castilla y León. Que una persona sea experta en algo, no la convierte en experta en todo y desde mi punto de vista el Sr. Albornoz no era ni fue nunca castellanista y es una de las personas que más daño ha hecho a la identidad castellana. Pero como decía, pensamos en acercarnos algo más a la realidad y dejamos de rebuscar en el 1230 o en 1869 para centrarnos en la madre del cordero que es la Constitución de 1978. En realidad es de aquí de donde parten los grandes males que azotan a nuestra tierra. Porque si hasta entonces habíamos tenido una Castilla dividida en dos, a partir de ese año y hasta 1983 vimos nacer 5 divisiones más. Con todo, la Constitución de 1978 reconoce algo importante, las provincias. Y por otro lado habla de autonomías pero no nombra cuáles, dado que hasta 1983 no se promulgaron los últimos estatutos autonómicos de las comunidades castellanas. Si la Constitución no menciona cuáles son las actuales comunidades autónomas castellanas, obviamente los artificiales límites geográficos e institucionales entre ellas pueden cambiarse. Lo que a dogmáticos y desertores siempre les pareció una utopía, a nosotros en cambio nos pareció algo cercano y realizable. No se trata de volver a Castilla La Vieja y La Nueva, que eran regiones meramente existentes en los mapas escolares. Se trata de unir a las provincias que formaban esas dos regiones sin olvidarnos de Albacete, que ha estado casi dos siglos intentando despegarse de su hermanastra murciana. ¿Significa eso que nos olvidamos de Utiel y Requena?. No, para nada. Esto es un punto de partida. Si los demás no tienen reparos en fijar públicamente su vista en territorios que llevan siglos siendo castellanos, nosotros tampoco tendremos complejo alguno en denunciar y gritar a los cuatro vientos lo que estimemos justo para Castilla y los castellanos. Lo que tampoco significa que estemos 30 años discutiendo si el pueblo de mi abuela que tanto me quería, es o no castellano.

Tampoco nos olvidamos de ser solidarios y de ser justos. Si desde hace siglos en toda la Cartografía española y europea había sido una constante la existencia del Reino de León. Y si desde 1883 hasta 1983 había existido una Región Leonesa, pretender obviar estos hechos y reclamar como Castilla lo que nunca había sido tal, nos parecía una estupidez. Sabíamos que esto no iba a gustar en un sector del castellanismo morado, acostumbrado a imponer sin oposición alguna su idea de Castilla, pero nos dio igual. Y para nuestro asombro, nos dimos cuenta de que mucha gente compartía nuestro punto de vista. No solo nuestros hermanos leoneses claro, sino muchos castellanos en Burgos, en Segovia, en Toledo, Valladolid o en Guadalajara. Y es que el respeto que uno pide para sí, comienza por el respeto al prójimo. La misma injusticia cometida contra Castilla por parte de la clase política del Régimen del 78, se hizo también contra la Región Leonesa; cuando encima hubo mucha más movilización popular en contra en esa región, que en las dos castellanas. Y no olvidemos que el propio estatuto de la comunidad autónoma de Castilla y León habla y se remite a dos reinos.

¿Porqué una asociación cultural y no un partido político?. Simplemente porque nos pareció algo más plural, más abierto a todos y más cercano que un partido político. Como he dicho, aquí no nos vamos a matar por una poltrona en tal o cual ayuntamiento, ni vamos a vender a nuestra tierra por un plato de lentejas, venga del PSOE, del PP o de quien sea. Eso se lo dejamos a los demás. Además pensamos que era la mejor manera de crear una corriente de opinión. Somos muy conscientes de nuestros límites, pero si el ecologismo y el feminismo han podido calar en algunos partidos, el Castellanismo no tiene porqué ser menos. El triunfo comienza con la voluntad, decía Kipling. Y no olvidemos que partidos que ejercen como nacionales en las comunidades castellanas (PSOE-PP-IU), son regionalistas o abiertamente nacionalistas en Cataluña, Galicia, Valencia o Andalucía.

Ese es nuestro propósito junto con el de velar, defender y promocionar el basto legado cultural de Castilla. Hoy amenazados por una identidad falsamente española que solo entiende de Flamenco y Toros y sobre todo por un peligroso proceso de Globalización, que supone la mayor amenaza para todas las Culturas e Identidades de los pueblos de la Tierra.

De Santander a  Ciudad Real y de Toledo a Logroño, pasando por Madrid, todo es Castilla. No buscamos nada más. Tampoco molestar a nadie, pero al que le moleste, ajo y agua que diría un castizo. Hace siglos algunos se empeñaron en meter en la cárcel a quienes defendían que la tierra era redonda o que no ocupaba el centro del Sistema Solar. No hace mucho tuvieron que pedir perdón. Nosotros respetamos todas las ideas, incluso las que no nos gustan. Solo esperamos el mismo trato por parte de los demás. Lo nuestro es una opinión y sobre todo una pasión por nuestra tierra a la que amamos tanto como el que más, no un dogma que queramos imponer a nadie. No estamos aquí para ganar dinero o fama. Estamos porque tenemos una deuda con esta bendita tierra de Castilla, con su Historia y Cultura y sobre todo con nuestros antepasados que nos observan desde las estrellas. Castilla tiene derecho a existir dentro de España y dentro de Europa. No para ser más que nadie pero tampoco para ser menos. A esta tarea os animamos a todos los castellanos de bien. Y no hay mayor bien que la lucha justa, noble y santa que es la lucha por Castilla. El Pendón Carmesí volverá a ondear sobre nuestra tierra, cueste lo que cueste y pese a quien le pese.

¡Viva Castilla Unida!


Concierto de Trobar de Morte en Madrid. 28.04.12

El mejor grupo europeo de Dark Folk Medieval nos visitará el próximo 28 de Abril. Un concierto imperdible para todos los que añoran la belleza de la música de nuestros antepasados. Sala Copérnico (Madrid).


Porque Madrid es Castilla.

Bienvenidos a todos antes de nada. Hace tiempo que venía pensando en abrirme un blog y hoy me he puesto a hacer los deberes. ¿Razones?, pues estas y muchas más que ya os iré contando:

1. Da pena que casi la mitad de los blogs castellanistas estén abandonados.

2. El Castellanismo tiene muy poca presencia en la Red y todo se circunscribe a pequeños grupos de Facebook y foros obsoletos con los 4 o 5 obsoletos habituales que escriben en ellos.

3. También es penoso hacer una búsqueda en Google con la frase “Madrid es Castilla” y que salgan poquísimas entradas y de nuevo, varios blogs abandonados.

4. Intentar que esta lucha activa por Castilla en la que llevo ya casi 15 años, no me produzca una úlcera. Los médicos siempre dicen que es bueno desahogarse para evitarlas.

5. Porque luchar por Castilla es una de las causas más nobles y justas que conozco.

6. Porque en plena Globalización, algunos nos negamos a desaparecer en esta batidora capitalista.

7. Porque tenemos una deuda con nuestros antepasados, que en muchos casos se dejaron la vida regando con su sangre esta bendita tierra.

8. Porque sin Madrid, Castilla no tiene futuro.

9. Porque sin Castilla, Madrid es un zombi sin identidad, sin horizonte y un apetitoso bocado para los poderes económicos centralistas y periféricos.

10. Porque soy madrileño y toda la Historia de esta Villa y Provincia estaban vinculadas estrechamente a Castilla hasta hace 30 años y no pienso rendirme a la voluntad de una clase política a quienes Castilla, Madrid y el pueblo castellano en general les importan una mierda.

¡VIVA MADRID CASTELLANO!

¡VIVA CASTILLA UNIDA!


Hello world!

Welcome to WordPress.com. After you read this, you should delete and write your own post, with a new title above. Or hit Add New on the left (of the admin dashboard) to start a fresh post.

Here are some suggestions for your first post.

  1. You can find new ideas for what to blog about by reading the Daily Post.
  2. Add PressThis to your browser. It creates a new blog post for you about any interesting  page you read on the web.
  3. Make some changes to this page, and then hit preview on the right. You can always preview any post or edit it before you share it to the world.