Reivindicación de la Identidad Castellana de Madrid

Ni Cataluña es Escocia ni Castilla es Inglaterra

Hace unas semanas me refería al desafío que Artur Mas había planteado al Estado tras la manifestación de la Diada de este año. Lejos de irse apaciguando las cosas, parece que hay un interés mutuo en que se líen un poco más. Total, mientras se habla de Cataluña y de su Autodeterminación, no se habla de otras cosas. Por ejemplo de la desastrosa gestión de CiU en estos dos años de gobierno con el apoyo del PP catalán. Como dije anteriormente, los pueblos se hacen mayores y como dice Mas, se emancipan. Me parece estupendo. Pero al menos cuando yo dejé la casa de mis padres, lo hice entre otras cosas para no volver a pedirles dinero. Pero esta manera de actuar parece que no entra en el cerebro fenicio del Sr. Mas. A mí no me preocupa Cataluña ni el Sr. Mas. Me preocupa mi tierra y su futuro. Y me preocupa que el Sr. Rajoy continúe dando la espalda a Castilla y en resumidas cuentas, que le importemos un rábano. Lo mismo que le importamos al PSOE y a IU, para los cuales Castilla no tiene derecho a existir, a pesar de lo cual ellos sí defienden con uñas y dientes a otros pueblos peninsulares que jamás fueron estados independientes.

Se habla mucho del proceso escocés y de ese referéndum que los escoceses llevarán a cabo en el 2014. Aquí algunos han querido hacer comparaciones entre Escocia y Cataluña. Lo que viene a demostrar la catadura moral de los susodichos, dado que la autonomía escocesa es bastante menor que la que tienen Cataluña o el País Vasco. Pero vamos a hacer otra comparación curiosa y es la de Inglaterra con Castilla. Cuando Escocia se integró en 1707 en el Reino Unido para participar (sobre todo de los beneficios económicos) en el Imperio Británico forjado por Inglaterra, renunció a su propio parlamento, el cual quedó integrado en el Parlamento Inglés. Pero en ese momento el Parlamento Inglés dejó de ser inglés para ser el común de todo el Reino Unido (Inglaterra, Gales, Irlanda, Escocia). Como suele suceder, cuando una nación deja de tener imperio y de ser poderosa, se hace menos atractiva. Y al igual que ha sucedido en España, algunos que siempre se sintieron iguales aun siendo diferentes, ahora ven esas diferencias como insalvables. El caso es que la identidad inglesa durante estos 3 siglos se fue difuminando hasta casi diluirse. En los años 90 comenzó un crecimiento ascendente del nacionalismo escocés, que hasta entonces era meramente testimonial, fruto de las burlas de los conservadores ingleses y de películas como Braveheart. Esto último suena a broma, pero la noche antes del referéndum para la restitución del Parlamento Escocés, este film de Mel Gibson fue exhibido en todos los canales de tv de Escocia. Así que de la noche a la mañana los ingleses se encontraron con que aparecía un parlamento escocés, otro en Gales y otro en Irlanda del Norte. Pero el parlamento inglés no fue restituido. El parlamento de Londres siguió siendo el Británico y no el inglés. Este agravio comparativo ocasioó que reapareciera un sentimiento inglés cada vez más acentuado. La bandera inglesa (la blanca con la Cruz de San Jorge) fue sacada de los baúles del tiempo y a ser usada nuevamente junto a la de Gran Bretaña (la Union Jack). No en vano y a día de hoy, el sentimiento en favor de la independencia de escocia es mucho mayor en Inglaterra que en la propia Escocia, donde no alcanza ni el 30%. Lo que demuestra que los ingleses están hasta las narices de escuchar lamentos de unos hermanos escoceses que no habrían el pico cuando los barcos del Imperio amarraban en el Puerto de Edimburgo.

En España el caso es similar. Las Cortes de la Corona de Castilla, donde estaban representadas todas las ciudades de León y Castilla con derecho a voto, desaparecieron de facto en 1714. Las Cortes de Cádiz de 1810 nada tenían ya que ver con el Antiguo Régimen. Pero mientras a partir de la Constitución de 1978 se crearon o restituyeron parlamentos en territorios históricos y no históricos, Castilla quedó fuera de todo aquello. Es más, aparecieron parlamentos a granel en provincias castellanas que jamás habían sido región. Caso de Madrid, La Rioja o Cantabria. Pero al contrario que en Inglaterra, no se produjo ninguna reacción en el pueblo castellano, cuya identidad llevaba siendo machacada desde hace 500 años. Por contra, ahora ha reaparecido con fuerza un nacionalismo español uniformador de inspiración liberal, que se nutre básicamente del lavado de cerebro del pueblo castellano. Y paradojicamente, es el mismo nacionalismo que lleva siglos borrando literalmente a Castilla del mapa y entregando gratis a la periferia todos sus recursos humanos y económicos. Los castellanos en definitiva, alimentan irracionalmente a la bestia que les devora.

Bien es cierto que en Castilla surgieron en su día partidos castellanistas de una u otra orientación. Pero lentamente han ido desapareciendo hasta llegar al día de hoy, en el que el Castellanismo es prácticamente testimonial. Como botón de muestra es que la reacción del Castellanismo ante los acontecimientos que se suceden de manera vertiginosa en el Estado Autonómico de 1978, ha sido hasta el momento nula. Cuando en toda Europa los movimientos nacionalistas y regionalistas de todo tipo comienzan a crecer, sobre todo en oposición al impulso globalizador del Capital, en Castilla no se mueve ni una brizna de hierba. No es cuestión de imitar a los demás. Cada pueblo debe encontrar su propia vía de supervivencia. Tampoco se trata de ir contra España sino contra un modelo de España. Como siempre me gusta decir, no se trata de romper España sino de unir a Castilla. Si los castellanistas no somos capaces de movilizar a nuestro pueblo y si seguimos la senda agotada de estos últimos 30 años, Castilla quedará reducida a los museos, los libros de Historia y a una amplia llanura desértica donde instalar pantanos, travases y vertederos nucleares para beneficio de otros.

Anuncios

11 comentarios

  1. Interesante comentario, al cual añadir sólo tres peros.
    1. El caso británico si que es el mismo que el caso español, pero con diferencias. Es cierto que Inglaterra no ha sido troceada en 5 partes como es el caso de Castilla, pero no menos es cierto, que el caso de Gales nunca ha sido tan claro hasta hace 30 años. Antes de eso, lo del galés y la lucha galesa no quedaba bien definida. Es más, Gales en casi cualquier mapas previo a 1970, es una parte más de Inglaterra, aunque nunca lo fue. Es algo así como lo de León con Castilla. Para muchos algo similar, cuando nunca lo fue. Es más, parte del castellanismo todavía se cree eso de que las provincias leonesas son castellanas. En Inglaterra tienen claro que Gales nunca fue inglesa.

    2. Y esto lleva al segundo “pero”. Movimientos castellanistas los ha habido desde la Transición, incluso antes, la pega de todos ellos, es que en su mayoría son pancastellanistas. Es decir, aceptan el bodrio autonómico de “Castilla y León” como cuna del ‘castellanismo puro’, y figuras como Delibes y Machado, ‘almas puras castellanas’, cuando su pensamiento conocido y reconocido es el del pancastellanismo duerino, aquel que ve en el Valle del Duero algo que nunca existió. Otro gallo hubiera cantado si Comunidad Castellana, Tierra Comunera, IzCa, e incluso el actual PCas se hubieran limitado desde el primer momento a Castilla (la Vieja y la Nueva). Con un discurso coherente históricamente y claro en sus liimitaciones territoriales. Un discurso basado en Castilla, desde Castilla y para Castilla.

    3. Porque en la mayoria de los casos, el castellanismo (mayoritariamente pancastellanismo) es una suerte de españolismo encubierto. Es decir, lo correcto en tu frase sería “Como siempre me gusta decir, no se trata de romper o NO ROMPER España sino de unir a Castilla, PORQUE CASTILLA ES LO UNICO QUE NOS DEBE PREOCUPAR”. Ese es el detalle. Va basta de decir eso de “castellano pero español” o “español pero castellano”. Lo que toca es decir, “castellano y punto” y “el resto de relaciónes, serán de igual a igual, no de vasallaje”. No toca hablar como hace y deshace la derecha o la izquierda de otros sitios, lo que toca es hablar de la derecha y de la izquierda castellanas.

    octubre 25, 2012 en 2:14 pm

    • Pues yo creo que he sido bastante claro y he dicho lo que quería decir. Castilla no se reconoce así misma, luego como demonios va a reconocer a los demás y a saber si León es o no parte de ella. Sobre los partidos castellanistas es verdad lo que dices pero no es culpa de ellos en exclusiva. Desde Unamuno a Onésimo Redondo pasando por Gumersindo de Azcárate (leonés para más Inri), son muchos los que han contribuido a distorsionar lo que es Castilla. Lo que han hecho muchos partidos presuntamente castellanistas ha sido no estudiar la Historia y repetir como papagayos lo que otros dijeron hace tiempo. Tenemos la costumbre de dar por buenas las afirmaciones de hombres eminentes sin reflexionar porqué son una eminencia. Unamuno fue un escritor magistral, pero no era historiador, por ejemplo. Y sobre España, es que a la gente hay que aclararle mucho las cosas. El nacionalismo español ha puesto en guardia a mucha gente, que en cuanto escucha hablar de regionalismos o nacionalismos, reacciona a la defensiva. Por eso hay que aclararlo todo. Además recalco, no estoy contra España en cuanto a comunidad de pueblos. Estoy contra un modelo de Estado. Soy castellano y eso es lo que me convierte precisamente en español y no al contrario.

      Un saludo.

      octubre 26, 2012 en 10:03 am

      • Jesus Ramn Valero Diez

        Castilla est en Espaa como lo est Portugal. Es un equvoco decir que la pennsula es Iberia cuando en realidad es lo contrario. Los Iberos no poblaron portugal pero si eran hispanos, y eso es lo que se reivindica desde el pas vecino, desde hacce siglos. Los castellanos renunciamos a la castellanidad en favor de una identida superior, basada en la idea visigoda de nacin, recibida como herencia de la Hispania romana. En esto tienen mucho que ver, pues de su cultura nace el romance, base de las lenguas latinas y la actitud comn de los pueblos peninsulares, que vara ostensiblemente ms all de la frontera natural que son Los Pirineos. Relaciones comunes, proximidad, endemismos. Esto hace Espaa, pero las identidades menores – tan slo porque stas residen en ella- al ser exacerbadas no hacen sino recuperar la belicosidad tribal de antao, clebre entre monarcas visigodos, y esto es precisamente lo que Castilla siempre quiso evitar. la rapia y desmembramiento de nuestra tierra es responsabilidad de los malos seores que siempre hubo en ella. Ya lo dice Abn Galbn, seor de Molina y amigo ddel CID, refirindose a el y al monarca Castellano: ” dios mio que buen vasallo si tuviera buen seor”.

        ________________________________

        octubre 26, 2012 en 1:44 pm

      • Pedona pero creo que tienes un lío monumental. Los íberos o mejor dicho, los celtíberos poblaron toda la Península, incluida lo que ahora es Portugal. Castilla no renunció a nada. La sometieron a la fuerza en 1521. Y la sometieron para saquearla humana y económicamente para beneficio de una dinastía. Porque de ese famoso Imperio Español, los castellanos jamás vieron una sola moneda.

        octubre 30, 2012 en 12:26 pm

    • Uno +

      Me parece a mi que usted, señor Oeste Púrpura, desconoce que León se fusionó con Castilla en un mismo y único reino. Fusión que con el tiempo fue total (inicialmente no), es decir, bastante más profunda que la de una simple Corona de reinos (en Aragón no fue así. Cataluña, aragón, Valencia y mallorca jamás pasaron de la etapa de corona, nunca llegaron a ser un único reino totoalmente unido, nunca llegaron a compartirlo todo, a ser lo mismo). Castilla y León SÍ acabaron siendo un único reino, lo cual es lógico si se tiene en cuenta que Castilla, en el fondo, no era más que un trozo de León que volvió, y bien pronto, al redil leonés. Eso sí, lo hizo crecidita, madurita, siendo ya reino, hablándole de tú a tú a León y hasta liderando la unión. Liderazgo el castellano sobre León gracias precisamente al mismísimo León, que en la primera división le cedió amplios territorios leoneses en el reparto. Me refiero a las tierras de Valladolid y Palencia. Hasta el liderazgo castellano se debe a León, quizás porque como buen estratega que era, y al igual que saben los buenos jugadores de ajedrez, quien domina el centro del tablero, domina la partida. Y así, León supo que para liderar España, la península, para domar al moro, no bastaba con unirse PLENAMENTE a Castilla y aumentar así la potencia militar, había que hacerlo desde el centro geográfico e indirectamente estaba ‘cediendo’ la primacía (lo pongo entre comillas porque en verdad, al ser una fusión total, más allá de una simple Corona de dos reinos, no se cedía nada, se compartía todo). Así pues, no se dónde ven ustedes el pancastellanismo de chirigota que se han inventado: Castilla ni entonces ni ahora se ‘apoderó’ de León, más bien se unieron, aquello fue un matrimonio querido por ambas partes. Que ahora haya quien quiera revertir aquello, empezar un nuevo camino etc., puede ser lícito, respetable, pero no hagan el ridículo hablando de ‘pancastellanismo’. Incluso en la Transición, cuando se diseñaban las CCAA fueron leoneses quienes decidieron que junto a los castellanos se podría contra restar a los periféricos (Martín Villa dixit), así que no me hagan reír con lo de pancastellanismo, cosa que no ha sido cierta pues lo que por un extremo se unió (el Oeste), por el otro se resquebrajó (La Montaña burgalesa o actual Cantabria y Logroño). Saludos, buen artículo.

      octubre 29, 2012 en 7:40 pm

      • Eso es absolutamente falso. Incluso en los documentos de Los Comuneros se habla de “estos reinos de Castilla y de León”. La unión dinástica del 1230 fue eso, compartir un rey. Del mismo modo que Aragón lo hizo luego con Castilla y ninguno de ambos reinos fue absorbido por el otro. Basta ya de hacernos tragar a todos con ruedas de molino. No hubo fusión de reinos ni pueblos en 1230 ni tampoco fue un acta fundacional de nada el famoso Pacto Federal Castellano. La Castilla de 17 provincias jamás ha existido y jamás existirá. CASTILLA NO ES LEÓN Y LEÓN NO ES CASTILLA.

        Saludos.

        octubre 30, 2012 en 12:19 pm

  2. Saludos Castellanos.

    Me parece una exposición tan brillante como clarificadora.

    octubre 26, 2012 en 3:03 am

  3. Marcial

    Te felicito has dado en la diana.
    Saludos

    octubre 27, 2012 en 3:02 am

  4. ger

    Que locura,lo que tenemos que hacer es centrarnos en la unión de los conquistadores,es decir unir la península entera a España.La fusión total de todos los pueblos de hispania.
    Dejémos de separar,yo soy catalán nacido en barcelona,con abuelas andaluzas y con descendientes de castilla,solamente me puedo llamar a mí mismo ESPAÑOL.
    Ni catalán ni castellano ni andaluz ni ostias.
    Nuestras lenguas son el castellano,catalán,vasco,portugues y gallego Y SOMOS LOS CONQUISTADORES ESPAÑOLES,PUNTO!!!!!Nuestra fusión de ingredientes hace un verdadero plato,nuestro equipo es imparable y no hace falta que todos seamos delanteros o centros o defensas,sinó que seamos un equipo.

    septiembre 11, 2014 en 3:39 pm

    • Me parece bien. Es tu opción. La mía es que me dejen ser castellano para poder sentirme español. Un saludo.

      septiembre 22, 2014 en 6:10 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s