Reivindicación de la Identidad Castellana de Madrid

Wert, ¿truco o trato?.

Cuando todos pensábamos que era imposible superar la mediocridad de los gobiernos del Sr. Zapatero, llegaron los hombres del Sr. Rajoy. Uno tenía en mente que al menos ahora tendríamos gobernantes con estudios y que por tanto el listón intelectual estaría por encima de anteriores gobiernos. Pero no ha sido así. Lo que viene a demostrar una vez más que los líderes o salen del alma del pueblo o no salen de ningún otro sitio. Claro ejemplo es el Sr. Wert. A la sazón Ministro de Educación, Cultura y Deporte. Todos conocemos ya de sobra su metedura de pata a raíz de la polémica suscitada por sus manifestaciones sobre la españolización de los niños catalanes en los centros educativos. De entrada el tema suena mal, muy mal. Más que nada porque suena a adoctrinamiento y si para algo están los centros educativos es precisamente para lo contrario. Los colegios e institutos están para desarrollar el intelecto de los alumnos y que ello sirva para el posterior desarrollo personal como futuros ciudadanos. No para crear robots con sentimientos programados.

En nuestro país se han producido varias huelgas en el ámbito educativo contra los recortes en la Educación y me parece bien. Lo que no me parece bien es que no se hayan producido antes como protesta ante un sistema educativo que sitúa a nuestros jóvenes a la cola de Europa y en esto tiene mucho que ver los padres en general y el profesorado en particular. El Sr. Ignacio Wert decía querer poner remedio a esta lacra, pero de momento lo está haciendo realmente mal.

Volviendo al tema de la españolización de los niños catalanes, el tema da miedo, precisamente porque sabemos lo que eso ha producido en las comunidades autónomas castellanas. Y en esto voy a abrir un paréntesis a modo de ejemplo. A mí personalmente no me parece normal que en algunos centros de enseñanza públicos se prohíba poner Belenes en Navidad. Más que nada porque es una tradición en toda Castilla y en toda España, guste o no. Y esto no tiene nada que ver con la confesionalidad. Es un tema de proteger la cultura propia. Y en esto como en tantas otras cosas, los culpables son los profesores. Yo y lo digo desde ya, estoy en contra de ese Multiculturalismo tan de moda. Una cosa es respetar algunas costumbres traídas a este país por ciudadanos de otros países y otra renunciar a las propias. Y es que ese mismo profesorado que reniega de la Navidad, luego fomenta la expansión de celebraciones tan poco castellanas como es la Noche de Halloween. Se me podrá decir que hay tradiciones parecidas en todo el Estado. Bien, pues que se enseñen y se protejan. Pero no tenemos porqué adoptar la versión más degenerada y hollywoodiense del evento. Y esto está sucediendo en todo el país. Cuando yo era niño, Papá Noel era una mera anécdota en la Navidad. Un personaje de película yanqui. Ahora se ha convertido en el protagonista navideño por excelencia, arrinconando a los Reyes Magos.

Pero con todo, esto no es lo peor. En la Comunidad de Madrid los niños aprenden los ríos de la autonomía, las montañas de la autonomía, el Paleolítico y Neolítico en la CAM, la Edad Media en la CAM y sobre todo que Madrid nunca fue castellana. Alfonso VI es “rey de los cristianos” y son precisamente los cristianos los que en el 1085 conquistan la Villa de Madrid. Nada se les dice de la Guerra de las Comunidades de Castilla (al contrario, Carlos V es un humanista que trae la modernidad a Castilla…). No se les enseña quien fue Juan de Zapata, Padilla, Bravo, Maldonado o el Obispo Acuña. No se les cuenta porqué la bandera autonómica es roja o porqué su escudo lleva dos castillos sobre fondo rojo. Y no se les enseña el origen castellano de la propia autonomía. Es más, la palabra Castilla está proscrita en los libros de Historia de los alumnos madrileños. Por contra, se les enseña que son españoles sin más y que hablan una lengua universal que no es el Castellano sino el “español”. Nadie ama lo que no conoce y no se conoce lo que no se enseña. Y si no se enseña a los niños de Madrid que son castellanos, nunca amarán a Castilla y lo que es peor, nunca la defenderán (de eso se trata, claro). Esto y no otra cosa es el espíritu de españolización del que habla el Sr. Wert. Crear una fábrica de analfabetos funcionales, cuyo único sentimiento nacional se base en una subcultura artificial e impuesta, que solo fomenta las Corridas de Toros, el Flamenco y la pasión futbolística por la Roja. Paupérrimo legado en un país que encierra tantas culturas en tan poco espacio.

Cada uno puede entender España como le plazca. Unos piensan que España nace en 1812 (la España que padecemos desde luego sí). Otros, como la ex-presidenta Esperanza Aguirre dice que este país tiene más de 3000 años (imagino a los carpetanos vestidos con pieles con las 7 estrellitas de la CAM y la rojigualda pintada en las mejillas). Pero los hechos son tozudos y cuando uno comienza a bucear en la Historia de España, lo que encuentra es un país que se construye desde la base de los pueblos y las identidades que la forman. Y nada más. Esa y no otra es la verdadera España y eso es lo que se debería enseñar en los colegios. Los niños castellanos son españoles precisamente porque antes son castellanos. La identidad castellana es junto con el resto de identidades hispanas, la que forma la identidad española. Y todo lo demás es mentir, censurar y manipular a las personas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s