Reivindicación de la Identidad Castellana de Madrid

Madrid es una cloaca

 

ana-botella

Desde 1978 Madrid ha tenido muchos alcaldes. Cada uno con sus aciertos y errores. Sus luces y sus sombras. Pero los madrileños vamos a tener un antes y un después de Ana Botella. Lo peor de lo peor con diferencia. Pero vayamos por partes.

Ana Botella heredó en diciembre del 2011 la Alcaldía de Madrid de su antecesor, Alberto Ruíz Gallardón, que pasará a la Historia como el hombre que dejó las arcas de la ciudad con una deuda de más de 11.000 millones de euros. La herencia envenenada de Don Alberto dificilmente podía superarse pero Ana Botella lo consiguió. Para paliar la deuda multimillonaria de la ciudad subió casi todos los impuestos y se inventó otros como la Tasa de Basuras. Tasa que los madrileños pagaban ya en su recibo del IBI. Y acometió recortes en todos los servicios, comenzando curiosamente por la limpieza de la ciudad. Desaparecieron las brigadas de limpieza dedicadas a la retirada de hojas y ramas del Otoño. Desparecieron las brigadas de limpieza de la campaña de Navidad. Se redujeron los servicios de puntos limpios de la Villa para recoger muebles, ropa y electrodomésticos viejos y en general todo aquello que contribuía a un correcto saneamiento de la misma. Y todo ello como digo, tras inventarse un impuesto de basuras que ya pagábamos y dos subidas más del mismo.

El resultado de todo lo podemos ver a diario en Madrid. No simplemente en barrios de la periferia sino en el mismo Centro. Zonas como la Plaza de España literalmente convertidas en basurero y en un wc al aire libre donde los in techo y todo hijo de vecino puede aliviarse a placer. Sitios como la Puerta del Sol con el suelo pegajoso. Kilómetros enteros de la ciudad llenos de pintadas (vandalismo alentado desde algunos medios de comunicación como “arte urbano”). Baldosas rotas con las que es fácil salpicarse cuando se pisan o abrirte la cabeza si se tropieza con ellas. Y como digo en zonas muy céntricas de la ciudad y que fueron pavimentadas no hace más de 5 años.

La faraónica obra de Madrid Río carece de un verdadero mantenimiento. Aquellos que intentamos disfrutar de la misma, nos encontramos a diario papeleras que no se recogen. Pintadas, papeles, botellas, bolsas y otros objetos que a veces vemos navegar por las aguas del Río Manzanares. Además no hay suficientemente vigilancia. Lo que ha provocado que la zona se convierta en un velódromo para bicicletas, donde los niños, ancianos y mascotas son los obstáculos a vencer por parte de unos ciclistas que en su inmensa mayoría carecen de las más elementales normas de educación. A ello hay que sumarle ya los robos diarios que perpetran individuos de etnia gitana rumana sobre los incautos turistas que gustan de tomar el sol sobre la hierba de la zona. Ese el el resultado de que la vigilancia en 10 kilómetros de Madrid Río se reduzca a un coche de seguridad privada y dos patrullas en bicicleta de la Policía Municipal.

Otra parte de la pocilga en la que se ha convertido Madrid y de la que pocos hablan es la Casa de Campo. No he conseguido ver jamás una cuadrilla limpiando nada y piso la zona al menos dos días en semana. Los restos de botellones y el deterioro de los bancos de madera tras más de 20 años de soportar personas y dura metereología son notables. Es cierto que los madrileños no destacamos por ser muy limpios con nuestro entorno, como es cierto que esta Villa alberga a 4 millones de personas a diario. Pero si no se hacen campañas para educar a la gente, reducen las papeleras y las que hay no se recogen a diario, mal vamos.

Y no voy a entrar en todas esas obras inacabadas que dejó el Señor Gallardón. Pero como muestra, ahí tenemos la Plaza de Legazpi completamente abandonada. Sus fuentes clausuradas y llenas de cascotes y sus estatuas envueltas en tela renegrida por la contaminación. No es el único caso pero sí uno de los más evidentes. La Señora Botella tampoco va a hacer nada al respecto. No hay dinero.

Es lo que hay. Estamos en crisis y hay que ahorrar de donde sea. Salvo claro está, de esos 164 asesores que tiene nuestra alcaldesa a los cuales recientemente ha subido el sueldo un 34% ni más ni menos. Alcaldesa que goza de un despacho mayor que el de Obama en un edificio como el antiguo Palacio de Telecomunicaciones, en el que su antecesor en el cargo se gastó más de 500 millones de euros en plena crisis porque su ego no cabía ya en la Plaza de la Villa. Y menos mal que nuestra querida alcaldesa se ha reducido el sueldo de 101.987 euros anuales a 100.000…

Madrid huele mal. Madrid es la ciudad de los churretes y charcos negros en su Centro. Madrid es la ciudad de las pintadas y el vandalismo gratuito. Madrid es un estercolero. Madrid se muere de asco y de abandono por parte de sus autoridades municipales. Madrid ahogada en los impuestos y la desidia de sus responsables políticos. Madrid lleva años sufriendo las dos peores gestiones municipales de toda su Historia. La del Partido Popular y la de Ana Botella.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s