Reivindicación de la Identidad Castellana de Madrid

Archivo para abril, 2018

23 Abril 2018. Así son las cosas.

mapa castilla
A los niños de Duerolandia les enseñan que son castellano-leoneses. O sea, son como tomates y limones a la vez. A los niños de Castilla La Mancha, les dicen en el colegio que son castellano-manchegos. Como si la Comarca de La Mancha fuera algo diferente al resto de Castilla. Pero las cosas aún son peores. En Cantabria (Montaña de Burgos y Puerto de Castilla), les meten en el cerebro que son descendientes directos de unas tribus del Neolítico, que eran una nación antes de los romanos (Revilla dixit). Los críos de La Rioja crecen en una comunidad autónoma que ha tomado su nombre de una de las comarcas que formaban la provincia de Logroño. Y que vienen a ser algo así como unos “vascos erriotxarras” descafeinados. ¿Y los niños de Madrid?. Bueno, los niños de Madrid son poca cosa. Vagamente españoles y miembros y “miembras” de una provincia superprogre, donde al parecer cabe todo el mundo (que no se diga que no somos integradores y “cosmopaletos”…). Todo el mundo, excepto todo lo castellano. O sea, en pleno corazón de la Provincia, la Villa de Madrid, donde un día se alzara la fortaleza de Los Comuneros, lo castellano está prohibido. Prohibido nombrar a Castilla en la enseñanza, en los medios de comunicación e incluso en la calle. Ardua labor de censura en la que han participado todos desde 1978. Desde el PP al PSOE, pasando por IU, e incluso Podemos y la pijo-progresía del 15M (¿sabéis que llegaron a expulsar de la Puerta del Sol a un castellanista que enarbolaba el Pendón Morado?). Eso sí, luego más “federalistos” que Pi i Margall.

Bueno, pues esta es la situación de CASTILLA. Un pueblo censurado. O lo que la Unesco denominaría el genocidio cultural, identitario y silencioso de todo un pueblo milenario.

 

comuneros

Anuncios