Reivindicación de la Identidad Castellana de Madrid

Entradas etiquetadas como “ayuntamiento de madrid

SALVEMOS AL RÍO MANZANARES

manzanares

 

Siento volver a escribir sobre este tema, pero soy vecino de Madrid y vivo pegado a la Ribera del Manzanares. Los ciudadanos de esta zona estamos verdaderamente indignados con este proceso de “naturalización” del río (así lo llaman desde Ahora Madrid). Vamos a ver, si ahora todo es tan natural. Que me expliquen porqué han construido escolleras artificiales bajo el Puente de Segovia. Porqué han tenido que desbrozar la maleza de malas hierbas que crecía bajo el puente, interrumpiendo peligrosamente el cauce del río. Que me expliquen porqué no se han limpiado los fondos como se dijo el pasado Verano. Y porqué se sigue negando que la fauna que ha salido ganando con toda esta idiotez de abrir todas las compuertas han sido los mosquitos. Sí, esas nubes de mosquitos que se meten hasta en la boca y por los que muchos vecinos han tenido que instalar mosquiteras en las ventanas de sus casas. Los que el Ayuntamiento niega y que cualquiera puede ver incluso ahora en pleno mes de Enero. Como también negaron los malos olores del pasado Verano, cuando era algo absolutamente palpable. Más que palpable, masticable, porque hasta podía mascarse el mal olor del fondo cenagoso por el que los vecinos hemos visto merodear hasta ratas. Y que nos expliquen cuanto ha costado a los madrileños cambiar los brazos hidráulicos de las presas del río, que ahora ya no se utilizan.

Decía Ecologistas en Acción que el Manzanares era un río muerto. Era y es falso. Es mentira y es demagogia. Había patos, cormoranes, gaviotas, tortugas, culebras de agua, garzas, pollas de agua, cangrejos, lavanderas, carpas y otras especies de peces. Todo eso desapareció al robarle al cauce casi 3 metros de agua de profundidad. De hecho muchas de esas aves hoy viven en el Lago de la Casa de Campo, donde sí pueden pescar. Dado que en el río ya no hay peces que comer.

Este llamado proceso de “naturalización” del Río Manzanares no estaba en el programa electoral de Ahora Madrid. Se lo sacó de la manga Inés Sabanés, concejala de Medio Ambiente. No se debatió en el pleno del Ayuntamiento. No se consultó a los vecinos ni a nadie. Incluso cuando esta barbaridad se ha llevado por delante el Club de Piragüismo, se ha mirado hacia otro lado. Ahora Madrid toma una decisión y la lleva a cabo por sus santos cataplines y en contra de los intereses de los vecinos de la zona. Como siempre, todo es democracia solamente cuando las decisiones las toman ellos. Si las hacen los demás, son imposiciones.

Solamente espero que cuando estos sectarios abandonen el Gobierno del Ayuntamiento de Madrid todo vuelva y nunca mejor dicho, a su cauce.


Castilla no es Andalucía

ESPAÑA-CAÑI-II
No es la primera vez que escribo sobre ello y siento repetirme. Pero el tema ya me harta. Sobre gustos no hay nada escrito. Cada uno tiene los suyos. A mí nunca me ha gustado el Flamenco ni los ritmos del Sur de España en general. No es porque tenga manía a los andaluces. Ellos no tienen la culpa. Las razones son más profundas. Me molesta soberanamente que determinadas formas musicales como el Flamenco y derivados, sean constantemente presentadas como las genuinamente españolas. Supuestamente somos un país con una diversidad cultural e identitaria muy variada. Pero para el estado español solo existe el Flamenco. De modo que no es fácil que un telediario de TVE no termine sin su noticia sobre Flamenco. Pero el tema es aún más grave cuando te das cuenta que muchos ayuntamientos y administraciones públicas de Castilla, empezando por Madrid, gastan muchos recursos públicos en promocionar estilos musicales ajenos, como es el Flamenco. Resulta doloroso viajar al Norte de Castilla y encontrarte que en pueblos como Wamba (Valladolid) se celebren Fiestas Rocieras con todo lo que ello implica. Y es solo un ejemplo más. Pasa por Castilla La Vieja y no digamos ya por el Sur de Castilla. Y a mí no me vale eso de que hay mucha emigración andaluza en Castilla porque a excepción de Madrid, no es así.
 
Se trata simple y llanamente de un proceso de andalucización de toda Castilla, teniendo a Madrid y a su provincia como punta de lanza. Madrid, una provincia que respira Castilla por todos sus poros y cuya administración autonómica hace 30 años que dio la espalda a la cultura tradicional de todos sus pueblos, que no es otra que la Castellana. La Villa de Madrid, capital de España, ciudad rebelde y comunera, ciudad cosmopolita, pero de raíces fuertemente castellanas, que presume de ser abierta a todo, empezando por todo lo andaluz, pero cuyo Ayuntamiento hace luego todo lo posible por borrar las huellas castellanas de su Historia y sus folclore. Y ya da lo mismo si gobierna el PP, el PSOE o Ahora Madrid. En ciertos temas, la casta política está totalmente de acuerdo. Castilla y lo castellano molestan y deben ser liquidados. Castilla y lo castellano les repele y les estomaga. Y esto es solamente una muestra más del genocidio cultural al que nos están sometiendo a todos los castellanos.
feria_abril_arroyo_2014
Cartel-Feria-de-Abril-2016-peq
ole-moral-web

Sostenella y no enmendalla

Hoy 22 de Mayo. Madrid lleno de turistas. Y además celebrándose en esta Villa la Final de la Copa del Rey de Fútbol entre el Sevilla y el Barcelona, el Ayuntamiento de Madrid ha decidido mostrar la peor cara del Río Manzanares.

Si hace unos días denunciaba en este mismo blog los desmanes y experimentos de Ahora Madrid con nuestro río, al dejar abiertas las presas 5 y 6. Hoy vuelvo a denunciar lo mismo, a lo que se suma la apertura total de las presas 4 y 7. El Río Manzanares aparece casi sin agua y convertido en un lodazal, donde intentan sobrevivir la fauna que aún no se ha cargado la Señora Carmena.

Felicidades alcaldesa. Ya ha superado usted a Ana Botella. Siga así.


Madrid es una cloaca

 

ana-botella

Desde 1978 Madrid ha tenido muchos alcaldes. Cada uno con sus aciertos y errores. Sus luces y sus sombras. Pero los madrileños vamos a tener un antes y un después de Ana Botella. Lo peor de lo peor con diferencia. Pero vayamos por partes.

Ana Botella heredó en diciembre del 2011 la Alcaldía de Madrid de su antecesor, Alberto Ruíz Gallardón, que pasará a la Historia como el hombre que dejó las arcas de la ciudad con una deuda de más de 11.000 millones de euros. La herencia envenenada de Don Alberto dificilmente podía superarse pero Ana Botella lo consiguió. Para paliar la deuda multimillonaria de la ciudad subió casi todos los impuestos y se inventó otros como la Tasa de Basuras. Tasa que los madrileños pagaban ya en su recibo del IBI. Y acometió recortes en todos los servicios, comenzando curiosamente por la limpieza de la ciudad. Desaparecieron las brigadas de limpieza dedicadas a la retirada de hojas y ramas del Otoño. Desparecieron las brigadas de limpieza de la campaña de Navidad. Se redujeron los servicios de puntos limpios de la Villa para recoger muebles, ropa y electrodomésticos viejos y en general todo aquello que contribuía a un correcto saneamiento de la misma. Y todo ello como digo, tras inventarse un impuesto de basuras que ya pagábamos y dos subidas más del mismo.

El resultado de todo lo podemos ver a diario en Madrid. No simplemente en barrios de la periferia sino en el mismo Centro. Zonas como la Plaza de España literalmente convertidas en basurero y en un wc al aire libre donde los in techo y todo hijo de vecino puede aliviarse a placer. Sitios como la Puerta del Sol con el suelo pegajoso. Kilómetros enteros de la ciudad llenos de pintadas (vandalismo alentado desde algunos medios de comunicación como “arte urbano”). Baldosas rotas con las que es fácil salpicarse cuando se pisan o abrirte la cabeza si se tropieza con ellas. Y como digo en zonas muy céntricas de la ciudad y que fueron pavimentadas no hace más de 5 años.

La faraónica obra de Madrid Río carece de un verdadero mantenimiento. Aquellos que intentamos disfrutar de la misma, nos encontramos a diario papeleras que no se recogen. Pintadas, papeles, botellas, bolsas y otros objetos que a veces vemos navegar por las aguas del Río Manzanares. Además no hay suficientemente vigilancia. Lo que ha provocado que la zona se convierta en un velódromo para bicicletas, donde los niños, ancianos y mascotas son los obstáculos a vencer por parte de unos ciclistas que en su inmensa mayoría carecen de las más elementales normas de educación. A ello hay que sumarle ya los robos diarios que perpetran individuos de etnia gitana rumana sobre los incautos turistas que gustan de tomar el sol sobre la hierba de la zona. Ese el el resultado de que la vigilancia en 10 kilómetros de Madrid Río se reduzca a un coche de seguridad privada y dos patrullas en bicicleta de la Policía Municipal.

Otra parte de la pocilga en la que se ha convertido Madrid y de la que pocos hablan es la Casa de Campo. No he conseguido ver jamás una cuadrilla limpiando nada y piso la zona al menos dos días en semana. Los restos de botellones y el deterioro de los bancos de madera tras más de 20 años de soportar personas y dura metereología son notables. Es cierto que los madrileños no destacamos por ser muy limpios con nuestro entorno, como es cierto que esta Villa alberga a 4 millones de personas a diario. Pero si no se hacen campañas para educar a la gente, reducen las papeleras y las que hay no se recogen a diario, mal vamos.

Y no voy a entrar en todas esas obras inacabadas que dejó el Señor Gallardón. Pero como muestra, ahí tenemos la Plaza de Legazpi completamente abandonada. Sus fuentes clausuradas y llenas de cascotes y sus estatuas envueltas en tela renegrida por la contaminación. No es el único caso pero sí uno de los más evidentes. La Señora Botella tampoco va a hacer nada al respecto. No hay dinero.

Es lo que hay. Estamos en crisis y hay que ahorrar de donde sea. Salvo claro está, de esos 164 asesores que tiene nuestra alcaldesa a los cuales recientemente ha subido el sueldo un 34% ni más ni menos. Alcaldesa que goza de un despacho mayor que el de Obama en un edificio como el antiguo Palacio de Telecomunicaciones, en el que su antecesor en el cargo se gastó más de 500 millones de euros en plena crisis porque su ego no cabía ya en la Plaza de la Villa. Y menos mal que nuestra querida alcaldesa se ha reducido el sueldo de 101.987 euros anuales a 100.000…

Madrid huele mal. Madrid es la ciudad de los churretes y charcos negros en su Centro. Madrid es la ciudad de las pintadas y el vandalismo gratuito. Madrid es un estercolero. Madrid se muere de asco y de abandono por parte de sus autoridades municipales. Madrid ahogada en los impuestos y la desidia de sus responsables políticos. Madrid lleva años sufriendo las dos peores gestiones municipales de toda su Historia. La del Partido Popular y la de Ana Botella.


Medalla de honor…

El pasado 15 de Mayo, festividad de San Isidro, Alberto Ruíz Gallardón recibió de la Alcaldesa de Madrid, Ana Botella (alcaldesa que nadie ha votado por cierto), la medalla de honor de la Villa de Madrid. Ya sabéis que una de las aficiones favoritas de nuestra casta política es el auto agasajo y el auto bombo y que Gallardón es uno de los más representativos miembros de este “club”.

Muchos tenemos fresca en la memoria una de sus frases más repetidas: “la identidad de Madrid es que no tiene”. Algunos diréis que me repito más que el ajo, pero es que esta frase la estuvo repitiendo durante los 8 años que estuvo presidiendo la Comunidad de Madrid. Vamos, que para Gallardón los madrileños no hablaban, no leían, no se expresaban de ninguna de las maneras y no tenían tradiciones. Y todo ello a pesar del evidente significado castellano de la bandera y escudos de la CAM. Quizá por ello lo primero que hizo al llegar a la presidencia de la autonomía madrileña fuera eso, suprimir del logo oficial de la institución los dos castillos, dejando únicamente las 7 anodinas estrellas. Dicen que odiar la tradición y adorar la modernidad es una de las características de las personas de logia. Lo que es cierto es que durante sus 8 años de presidente de la CAM se llevó a matar con un adalid de las tradiciones madrileñas como era José María Álvarez del Manzano, que podrá ser cuestionado por muchas cosas como alcalde, pero que sabía estar,  no recelaba del contacto con los madrileños y dejó unas cuentas perfectamente saneadas en el Ayuntamiento.

Pero donde de verdad ha destacado Gallardón ha sido al frente de la Alcaldía de Madrid. Tras dar por hecho que Madrid iba a ser sede olímpica, mentir a los madrileños al respecto y pasarse 8 años de viajes por medio mundo para promocionar las dos candidaturas olímpicas madrileñas, llegaron sus “mejores logros”. Una deuda de 7.000 millones de euros que tendremos que pagar nosotros, nuestros hijos,  nietos y tataranietos. El 25% de toda la deuda de España la tiene el Ayuntamiento de Madrid, gracias a Gallardón. Y no solo por las famosas obras de la M30, que Madrid no necesitaba ni demandaba. La deuda se debe al despilfarro absoluto y al hecho de gastar a espuertas el dinero que no se tenía. Recordemos que en plena crisis, se compró el Palacio de Correos y Telecomunicaciones por 530 millones de euros y luego se gastó otros 125 millones en acondicionarlo. Al parecer su ego y ambición no cabían en la Plaza de la Villa. Eso sí, el nuevo salón de plenos también gustará mucho en la logia, dado que se ha cuidado mucho el detalle de que tenga forma de ojo que todo lo ve.

Supongo que por tan grandes servicios se debe el que se le condecore, aparte de haber sido nombrado Ministro de Justicia. O quizá también por hacernos pagar dos veces por aparcar. Que era un derecho que los madrileños ya teníamos al pagar el Impuesto de Circulación. O bien por pagar dos veces por la recogida de las basuras. Algo que estaba incluido en el Impuesto de Bienes Inmuebles. O quizá por la brutal subida de todas las tasas en general. Y es que alguien debía pagar los excesos y la megalomanía de este hombre y esos no son otros que los ciudadanos de Madrid. Ciudadanos que en parte tienen lo que se merecen por haberle dado la mayoría absoluta en más de una ocasión, todo sea dicho. Para que luego digan que en democracia los pueblos no se equivocan.