Reivindicación de la Identidad Castellana de Madrid

Entradas etiquetadas como “castellanismo

Feliz Navidad

natividad10

 

Castilla funda sus cimientos en el Cristianismo. Castilla nace como uno de los focos de resistencia cristiana contra la invasión musulmana. Cristianos eran los primeros castellanos que bajaron de las Montañas de la actual Cantabria (Cantabria es Castilla). Cristianos eran los primeros pobladores que ocuparon las tierras abandonadas, primero al Norte del Duero y luego más allá. Cristianos eran nuestros campesinos, nuestros artesanos, nuestros soldados, nuestros jueces, nuestros condes y nuestros reyes. Incluso nuestra Reina más grande de la Historia era llamada Isabel La Católica. Nuestros Comuneros eran cristianos fervorosos. Hacían sus juntas en iglesias, frente al altar y con la Biblia a su lado. Cristianos fueron El Empecinado y tantos héroes de Castilla que lucharon contra la invasión napoleónica. El Cristianismo forma parte de nuestro ADN como castellanos. Impregna nuestra Historia, nuestra Cultura y nuestra Tradición. Y quien no lo entienda así, no puede llamarse castellanista.

¿A que viene este mitin confesional, dirán algunos?. A que estoy cansado de que se ataque continuamente no a la Iglesia, sino al Cristianismo y de manera gratuita e incluso grosera. Está muy bien que se denuncie a los curas y obispos corruptos, por supuesto. Pero estoy cansado de que se ataque a la Fe de esta tierra. Máxime cuando miles de cristianos han sido asesinados en Oriente Medio estos últimos 5 años, solo por serlo. Repito, estoy harto y cansado de la cristianofobia de muchos.

Dicho esto, quiero desearos a todos una FELIZ NAVIDAD y un Próspero 2017.

VIVA CASTILLA LIBRE

Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; este derecho incluye la libertad de cambiar de religión o de creencia, así como la libertad de manifestar su religión o su creencia, individual y colectivamente, tanto en público como en privado, por la enseñanza, la práctica, el culto y la observancia.

-Artículo 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos-


Covarrubias 2016

pendon de castilla en covarrubias

 

“La palabra patria proviene del Latín y sirve para designar a la tierra en la que se ha nacido. La tierra de los padres o el clan propio. Por otro lado el cuarto Mandamiento de la Ley de Dios nos impone la defensa de esa tierra como parte de la honra a los padres. Eso es lo que hacemos nosotros cuando defendemos a Castilla.

Homenajeamos a nuestro Conde como padre fundador de Castilla. Y lo hacemos cada día con nuestro trabajo por esta tierra, con nuestra ilusión diaria y lo hacemos hoy en este santo lugar donde él y su mujer reposan. Y que es el acto central de todos los que hacemos en esta asociación. Ante él renovamos nuestros votos y hacemos juramento de los mismos. Algunos lo hicieron antes que nosotros, pero ya no lo hacen. Otros no lo hicieron jamás. En cambio para nosotros es una obligación y motivo de orgullo.

Los sentimientos nos vienen dados por la memoria. Es de bien nacidos ser agradecidos, dice nuestro refranero. Y a ello me remito. Gracias Señor. Gracias por haber sabido unir a tu pueblo, incluso en tiempos más convulsos que los que padecemos ahora. Gracias por haber sabido defender a Castilla con tus palabras, tus hechos y tu espada. Gracias por haber defendido esta tierra sin haber anhelado un beneficio personal. Gracias por tu ejemplo. Y gracias por haber sabido entregar esta tierra a tus sucesores, mucho más grande y poderosa que la que recibisteis.

En esa labor justa, noble y santa, empeñaremos tus hijos nuestro afán, nuestra palabra y nuestro honor. Hoy ante tu tumba juramos seguir defendiendo a Castilla frente a todo y frente a todos. Si sabemos hacerlo, que Dios nos lo premie. Y si un día arriamos nuestras banderas, que Dios nos lo demande”.

¡Viva nuestro Conde y Viva Castilla!

mapa castilla


El Café para todos

tabu

Lo peor no es que a partir de 1978 se sacasen autonomías de la manga. Ni si quiera que destruyeran de manera planificada y deliberada a Castilla. Lo peor es que a día de hoy nadie quiere reformar esta situación. Ni si quiera los “ferederalistas”de Podemos o Izquierda Unida. Que a sabiendas de que el estado autonómico actual es el mayor pesebre de la casta, no piensan renunciar a su trozo del pastel. Aunque eso suponga mantener una situación de agravio constante y diario a Castilla y al pueblo castellano. De hecho su oposición a Castilla es tal, que mientras niegan a nuestra tierra la mínima posibilidad de ser una única autonomía, piden el derecho a decidir para Cataluña, País Vasco, Galicia, Comunidad Valenciana o Andalucía.

Dicen que tras la muerte de Franco la democracia llegó a España. Sin embargo no sucedió eso en Castilla. Con Franco y después de él, a los castellanos se les ha negado sistemáticamente su derecho a articularse libremente como autonomía dentro de España. Se les han impuesto divisiones autonómicas artificiales, desde las cuales se ha intentando borrar cualquier huella de identidad castellana. Y en ese camino de agravios, han ido de la mano de otro pueblo al que también se le ha cerrado la boca. El pueblo leonés. No lo olvidemos.

Pero como siempre digo, veremos a ver quien aguanta más. Si su látigo o nuestra espalda.


LA CASTA

casta

 

Hace tiempo que no tengo demasiadas ganas de escribir de política. El ambiente es tenso e irrespirable. Fantasmas de nuestro peor pasado han vuelto a sobrevolar los cielos de España. Espectros de ese sectarismo que hace 80 años (se dice pronto) llevaron a este país a matarse hermanos contra hermanos, amigos contra amigos y familias contra familias. Es muy triste el espectáculo que nuestra casta política ha dado estos días dentro y fuera del Congreso de los Diputados.

Al margen de estas discusiones banales se encuentran 5 millones de personas sin trabajo. Miles de familias que sobreviven con menos de 400 euros mensuales. Miles de ciudadanos que viven bajo el miedo a que el banco les quite la casa. Millones de españoles trabajando duro muchas horas al día por un sueldo de miseria. ¿Y esto le importa algo a todos esos diputados del Congreso parapetados en sus trincheras de derecha e izquierda?. No. No les importa un carajo. Tampoco les importa cual va a ser el modelo productivo de este país para poder integrar en el mundo laboral a esos millones de desempleados. No les importa que sigamos viviendo muy por encima de nuestras posibilidades. Esto es, un estado mastodóntico, donde existen 19 administraciones autonómicas que no podemos pagar, con todas las duplicidades habidas y por haber y con una cohorte de chupatintas que viven de ellas osea de nosotros. Aquel estado autonómico que se hizo para “acercar la administración al ciudadano”, se ha convertido hoy en la mayor amenaza para el progreso y el futuro del pueblo español. Tampoco les importa que la banca y el Ibex 35 sigan siendo el gobierno en la sombra y por ello no piensan tocarles un pelo, por mucho que ahora agiten los brazos y peguen alaridos. Y ni mucho menos les importa un hecho que nunca se cuenta al ciudadano y es la tozuda realidad de que el estado español es hoy una colonia sumisa de la Comisión Europea. No somos soberanos. Otros deciden nuestro futuro fuera de España. Y el enemigo no está en Madrid, sino en Bruselas, en la sede del BCE y en las entrañas del FMI.

¿Que es entonces lo que de verdad le importa a la casta?. El hoy por hoy. El cortoplacismo. El “esto ya y los que lleguen en el futuro que se las apañen como puedan”. El “dame privilegios que soy igual que tú, pero los merezco porque mi lengua es minoritaria”. “Dame ministerios y sobre todo quiero lo mío y parte de lo tuyo”. Seguimos como hace 15 malditos años o más. La novedad es que los que entonces denunciaban a la casta, han pasado a formar parte de ella y además con entusiasmo. Euforia que manifiestan con gestos ensayados de cara a la galería para parecer lo que en realidad no son. No basta con pedir un cambio de régimen, un estado federal o un estado republicano, si eso se va a reducir a que los políticos lleven coleta y agiten la bandera de la II República. No. Cuéntenos que estados federados van a formar esa federación y como se van a reducir esas administraciones autonómicas impagables. Porque si vamos a cambiar simplemente el color de la fachada del edificio sin tocar todo lo demás, no cuenten conmigo. Si me van a justificar los privilegios de algunos en base a sus fueros medievales, yo les pondré los fueros de Castilla encima de la mesa. Y si vamos a hablar de pueblos oprimidos, ignorados, troceados y saqueados “por interés nacional”, yo les hablaré del pueblo castellano y de como lleva siglos pagando el precio de la unidad de España. Si esto va a consistir en seguir regalando a la periferia a costa de la Meseta, pues miren, ni barbas, ni coletas, ni puños en alto, ni pulseras rojigualdas, ni chapitas naranjas, ni leches fritas. NO.

Mucho se habla de si España puede ser Venezuela o Cuba. Si nos van a requisar el papel higiénico o vamos a comer de lata. A mí eso no me da miedo. Yo miro mucho más cerca. A mí me da miedo que me hablen otra vez del ladrillo y del turismo como modelo productivo. A mí me da miedo que gobierne quien gobierne, le de una colleja a Bruselas. Me da miedo que se pongan chulos, poniendo de escudo la cara del ciudadano, como suelen hacer. Me dan miedo los traidores, los vendepatrias y los demagogos. Porque luego esas collejas volverán de vuelta y las recibirá la clase media española, los parados y los pensionistas. Me da miedo un horizonte como el que hoy padecen los trabajadores en Grecia bajo el gobierno de Syriza. Un gobierno que ha aplicado a la clase obrera griega recortes sociales más duros que la propia derecha. Me da miedo que cada vez seamos menos libres y que terminemos por no sentir los barrotes de nuestra celda de tanto apretarlos. Y me da miedo que un pueblo al que tanto se le ha mentido y manipulado, vuelva a manifestar sus inquietudes en las urnas. Y no es que yo tenga miedo a la libre expresión del pueblo. Es que ya hemos visto lo que es la clase política actual y la anterior. Algo que no llegó caído del cielo, sino que fue y es el producto de una sociedad española ignorante, desquiciada, incapaz ya de diferenciar lo blanco de lo negro. Una sociedad dividida, individualista hasta el tuétano, que ha interiorizado como ninguna otra, el odio hacia sí misma. Que vive inconsciente de que un pueblo que reniega de sus señas de identidad, está condenado a la extinción. Y que eso es precisamente lo que buscan los neo-liberales de Bruselas, de la banca, del FMI y del Ibex 35. Esclavos sin identidad.

“El pueblo se equivoca casi siempre” (Julio Anguita)


No puede servirse a dos amos

castilla_alfonsoVIII
Cuando militaba en Tierra Comunera, critiqué que mi partido apoyara a la Fundación Villalar. Los motivos de entonces siguen vigentes ahora.
1. Esta fundación básicamente es una goma de borrar. Pretende crear una identidad borrando la castellana y la leonesa.
2. Esta fundación ignora a los castellanos de fuera de esa comunidad, como por ejemplo los de Madrid, los de Castilla La Mancha, los de La Rioja o los de Cantabria.
3. Esta fundación lo único que pretende es consolidar una comunidad autónoma, inventándose una identidad común que no existe. Dado que el propio Estatuto de Autonomía define a la misma como compuesta de dos pueblos, los leoneses y los castellanos.
4. La propia creación de esta entidad cultural, demuestra que tras más de 30 años de autonomía, el sentimiento de pertenencia a la misma es vago y difuso entre los castellanos y sobre todo entre los leoneses.
5. Una de las señas de identidad que esta fundación reivindica como propia es la Guerra de las Comunidades de Castilla. Curiosamente la mayor parte de los líderes comuneros procedían de territorios castellanos al Sur del Duero.
6. Desde el Castellanismo no puede apoyarse ninguna iniciativa que contribuya a falsificar nuestra Historia. Que ahonde en la división de las tierras de Castilla. Que ignore los derechos del pueblo leonés. Y que pretenda consolidar una comunidad autónoma artificial, que no emana de la voluntad popular de leoneses y castellanos y cuyas bases fundacionales por tanto, son claramente antidemocráticas. Máxime teniendo en cuenta que el vigente Estatuto de Autonomía de Castilla y León jamás ha sido sometido al refrendo popular.
No, a la división de Castilla. No, a las comunidades autónomas castellanas. Sí, a una sola autonomía castellana unida. Y Sí al respeto a los derechos del pueblo leonés. O se está de verdad con Castilla o se está solamente en la defensa de una institución autonómica castellano-leonesa y en contra del resto del pueblo castellano.
castilla_entera_mapa

Inasequibles al “caloret”

 

padilla

Estoy contento, la verdad. Raro es el mes en que la Asociación Socio Cultural Castilla no tiene una nueva alta de un socio. Podemos decir con orgullo que cada vez somos más. Lo que significa que estamos haciendo las cosas bien.

En esta casa no hay tiempo para lamentos. Sabemos que a Castilla no le quedan ni 25 años de vida. Pero eso lejos de hundirnos en la miseria, nos sirve de acicate para seguir luchando. Como hizo Padilla en su momento. No calibró si la Batalla de Villalar se podría ganar o no. Simplemente se lanzó a la batalla. Y es que la verdadera belleza de la vida no está en ganar sino en luchar. Cuando alguien me pregunta que es el Honor, les hablo de Don Juan de Padilla.

Como decía no es tiempo de lamentos ni de soplar cenizas. Es tiempo de hacer castellanismo desde donde primero debe hacerse. Esto es, desde la calle, junto a nuestro pueblo y bandera en ristre. Sin esperar recompensas, sin buscar poltronas, sin lenguajes dobles. Lo que pedimos y queremos lo decimos donde haga falta. En Burgos, en Ávila, en Toledo o en Madrid. Y se nos entiende perfectamente. No somos políticos y nada ambicionamos, salvo recuperar nuestra tierra. Y no le debemos nada a nadie.

Por todo esto ayer bajamos a Toledo, entre otras cosas para honrar a Don Juan de Padilla. Nuestro mejor capitán. Aquel que junto a otros patriotas castellanos dieron su vida por su tierra y por su pueblo sin esperar recompensas ni venderse a nadie. Y sí, nos apretó fuerte el calor estival, pero superamos los 40 grados de Toledo con entusiasmo y el saber que hacíamos lo correcto. A los castellanos no nos para nadie. Somos hasta inasequibles al “caloret”.


Me vais a perdonar…

bandera_castilla_onMe vais a perdonar por ser un marciano. Veréis, yo tengo claro quien soy, de donde soy y quienes fueron mis antepasados. Se como se llama mi patria, la tierra en la que he nacido. Incluso se y no olvido en que barrio de Madrid me he criado. Yo tengo memoria. Tengo raíces. Y lo más importante, tengo identidad.

Culturalmente me gustan muchas cosas de fuera. Voy a conciertos de Rock de vez en cuando. Y ocasionalmente al cine, si la ocasión lo merece (cada vez menos). Pero eso, no me convierte en un cosmopolita, en un ciudadano del mundo y en definitiva en un gilipollas. Pero si la mayoría quiere serlo, lo respeto. Pero a mí que me dejen en paz. Respeto a las demás culturas del mundo y deseo fervientemente que no se pierda ninguna, empezando por la mía.

¿A que viene todo esto?. Pues a que a veces te quemas. Un día te suena el móvil en el trabajo y ya hay cachondeito por llevar dulzainas de tono de llamada, en vez de a Pharrel Williams (joder con el puto Happy). Otro día alguien te pregunta porqué eres tan pesado con lo de Castilla (llevar una camiseta de Castilla para algunos es ser pesado). Y otro, un conocido te dice que a él le mola también el morado por “Podemos” (manda huevos, años reivindicando el rojo carmesí y ahora tendremos que defender el morado para que no se lo apropie el “mesías”).

Bueno, entre este tipo de ganado hay que moverse a diario. Lo cómodo sería dejarse llevar por la corriente de turno y ser uno más de ellos. Pero yo no puedo. Yo miro el cielo y veo el cielo de Castilla. Miro el Sol y siento el calor del Sol de Castilla. Escucho una Entradilla Castellana y me emociono como un idiota. Y cuando salgo de este gallinero que es Madrid y subo o bajo a otras provincias y veo los campos y pueblos castellanos abandonados, me lleno de rabia y de pena. Pero a pesar de todo, me gusta el olor de la piedra vieja que labraron mis antepasados. A ellos me siento vinculado más que a otras cosas. Ya se que otros prefieren vincularse a su coche, a su tv de 60 pulgadas, a la última excrecencia de Hollywood o a la última gilipollez de Belén Esteban. Pero yo soy distinto. Soy marciano porque soy castellano. Y eso me convierte en definitiva, en un tipo peligroso por varias razones. Si soy marciano es que me protege Marte, dios de la guerra. Si se quien soy, no me influirá lo que otros me digan en relación a lo que debo ser y sentirme. Y lo más importante, no pertenezco a toda esa manada sin raíces y sin identidad, que crecen como gallinas sin cabeza en este país y que van camino de convertirse en siervos sumisos de la Globalización. Porque por si alguien no lo recuerda, carecer de identidad es el rasgo esencial de todo esclavo.