Reivindicación de la Identidad Castellana de Madrid

Entradas etiquetadas como “deuda

Tragando

reloj-puerta-sol_1

Yo no voy a hacer un sesudo balance de lo que el 2016 ha supuesto para todo el país o para Castilla. No hay nada bueno que decir. Como dice un dicho popular “vamos de culo y contra el viento”. Incluso palabras como recorte ya pasan desapercibidas para las clases populares. Nadie se extraña, nadie alza la voz y por supuesto, nadie o muy pocos protestan, porque la gente ya se ha cansado de manifestaciones, de sindicatos que no representan a nadie, de mareas repetitivas, de confluencias y batukadas callejeras. Incluso palabras como Democracia o Soberanía han terminado por perder todo su significado. La desmovilización de los españoles ha llegado a tal punto, que solo existe la resignación y el ver hasta donde llegamos. El individualismo nos devora.

Hay quienes dicen que los españoles solo protestan cuando les tocan el bolsillo. No es verdad. En este país el saqueo al ciudadano queda ya impune. Incluso cuando el Estado premia a los territorios morosos y multa a los pobres. No se si cuando la gente se quede sin su televisión y sin sus series y telebasura favoritas, harán algo. Si hay algo imprevisible en este mundo es el pueblo español. Pero hasta el momento la alienación de los españoles ya asusta.

España es inviable en las actuales circunstancias. Lo sabemos todos. Es imposible con los niveles de deuda que tenemos, seguir manteniendo el actual estado autonómico. Pero nadie habla de ello. Por contra, lo que sí se pone en duda son las pensiones o la Sanidad Pública. Nuestra clase política, ahora más que nunca, vive absolutamente de espaldas a una situación que más pronto que tarde, hará saltar por los aires el Régimen del 78. Implosión que se llevará por delante muchas cosas que hoy parecen intocables. Ni si quiera la irrupción de nuevos partidos hará que el debate se abra. Ni Ciudadanos ni Podemos cuestionan la división territorial de España. Tampoco proponen soluciones a la catástrofe demográfica española, sin la cual es imposible abordar con responsabilidad la crisis del llamado estado del bienestar. Ambos simplemente proponen el uso de tiritas naranjas o moradas para curar el cáncer español. Más de lo mismo.

De modo que así terminamos el 2016 y así empezaremos el 2017. Siento hablar en estos términos, pero esta es la realidad. Nadie sabe donde vamos y a donde llegaremos. Nadie sabe nada en este país. Y lo que es peor, nadie quiere saberlo. Es la política del avestruz. Lo único que sabemos es practicar el cortoplacismo y tragar y tragar. Tic-tac, tic-tac. ti-tac…

Por último, invito a revisar los enlaces que dejo aquí abajo y que creo que reflejan cual es nuestra situación. Con todo, mis mejores deseos para el 2017 y que Dios nos coja confesados.

http://economia.elpais.com/economia/2016/05/18/actualidad/1463559100_343432.html

http://www.elmundo.es/economia/2016/03/15/56e7d47a46163f4b098b45bc.html

http://economia.elpais.com/economia/2016/04/05/actualidad/1459858889_089223.html

http://finanzas.excite.es/cuanto-cuestan-al-ano-las-autonomias-en-espana-N53601.html

 


25 de Septiembre. Castilla en marcha.

Ante los que critican a unos u otros por usar esta bandera o la otra, simplemente quiero felicitar a todos los castellanistas que participaron en la movilización del 25 de Septiembre. Poco me importa si su bandera era morada, estrellada o roja. Para gustos están los colores. Lo importante es que estaban donde había que estar. Con el pueblo, con la reivindicación de sus derechos sociales y laborales y contra la banca y la clase política, que sirve exclusivamente a sus mezquinos intereses.

Hay muchos que siempre tienen una excusa para no salir a las calles a protestar y curiosamente son los que más ruido arman protestando en su casa, en el trabajo o en las tabernas. Allá cada cual. Personalmente saldré a la calle siempre que pueda por tres razones. Una, porque considero que la agresión brutal del Neoliberalismo a los ciudadanos, no tiene parangón en nuestra Historia y hay que hacer lo posible por pararles los pies. Dos, porque estoy harto de una partitocracia repugnante, que ha prostituido como nadie conceptos como Libertad y Democracia. Los mismos conceptos que esgrime cuando se trata de cerrar la boca al pueblo castellano y justificar que Castilla haya sido borrada del mapa. Y tres, porque estoy convencido de que se van a producir cambios en España a muy corto plazo y no podemos permitir que Castilla quede de nuevo al margen. Es hora de que nuestra gloriosa bandera se vea en las calles. Si hace 30 años algunos traidores la arriaron de nuestros ayuntamientos, ahora es el momento de recordárselo.

Por último y ante la ofensiva de la prensa afín a la banca para satanizar lo que son unas justas movilizaciones. Os dejo un vídeo para que veáis quienes eran los radicales, quienes eran los encapuchados y a las sucias maniobras a las que recurre el Régimen del 78 para intentar evitar lo inevitable. Su hundimiento.