Reivindicación de la Identidad Castellana de Madrid

Entradas etiquetadas como “madrid es castilla

2 de Mayo. Por Madrid. Por Castilla

madridcastilla2

32 años después de traicionar al pueblo castellano y en particular al pueblo de Madrid, asistimos de nuevo a la representación teatral del Día de la Comunidad de Madrid. Basado ni más ni menos que en el levantamiento popular del 2 de Mayo contra las tropas de ocupación francesas. Un alzamiento de carácter nacional. Ni regional ni nada similar.

Así han funcionado las cosas en la Provincia de Madrid desde que en 1981 se inciara un proceso por parte de la casta política para desmembrar y anular a Castilla, siguiendo las directrices emitidas desde CiU y PNV, acatadas por UCD (PP), PSOE y PCE (IU). Los procesos autonómicos de las comunidades castellanas son unos de los puntos más oscuros de toda la Transición. Y lo son, no solamente porque se hicieron casi en secreto y de espaldas a los castellanos, sino porque los mismos ni tan si quiera fueron refrendados por la ciudadanía. Y así se hizo en Madrid. Excluida a la fuerza por los partidos “democráticos” que habían negociado las bases del nuevo régimen con los antiguos franquistas. Exclusión que supuso la marginación política y la anulación económica de toda Castilla, al quedar privada la misma de su provincia más rica e industrializada. Y todo un pelotazo para el Estado, del que actualmente obtiene para sus arcas 66.000 millones de euros, que no van a parar ni a los castellanos del Norte ni del Sur de Castilla.

Eso sí, a cambio los madrileños hemos tenido el extraño privilegio de dotarnos de una Asamblea propia para una sola provincia, de la cual comen 129 diputados regionales, con sus respectivos asesores y consejeros. Un pesebre de lujo para una clase política cada vez más voraz y más alejada de las necesidades de los ciudadanos de Madrid.

Pero la cosa no termina aquí. Es que cuando uno se lee la Constitución Española, se encuentra con varias sorpresas. Por un lado, la misma divide a los españoles en dos clases. Los que pertenecen a las llamadas “nacionalidades históricas” (Cataluña, País Vasco y Galicia) y los que pertenecen a las “regiones” (de segunda clase. Castilla y demás). También ofrece el derecho a constituirse en autonomías, aquellas PROVINCIAS que compartan historia y cultura comunes. Recalco lo de el derecho, que no obligación. Y sinceramente, no hay que ser muy avispado para darse cuenta de que autonomías como La Rioja, Madrid, Cantabria, Castilla y “León” y Castilla La Mancha, se hicieron vulnerando totalmente el espíritu constitucional. A mi entender en flagrante prevaricación. (*)

Ante este lamentable espectáculo, los castellanos no podemos permanecer de brazos cruzados. El Castellanismo debería haber dado una respuesta contundente hace tiempo, pero no ha sido así. Nos hemos quedado en el lamento y en poner una vela a Dios y otra al Diablo. Por un lado diciendo que queremos unir Castilla y por otro acatando sin críticas el actual mapa autonómico que nos perjudica como pueblo y como identidad diferenciada dentro de España. No podemos quedarnos en reclamar tímidamente más colaboración entre comunidades autónomas castellanas, cuando hasta nuestra cultura propia está siendo barrida desde esas instituciones impuestas y se tolera el hundimiento económico y demográfico de las mismas.

Dice nuestro Refranero que “el que no llora, no mama”. Y para mamar hay que dar un puñetazo en la mesa de vez en cuando. Un puñetazo en la mesa denunciando ante la ciudadanía como se gestaron los procesos autonómicos en Castilla. Un puñetazo diciendo quienes se beneficiaron de la división castellana y como ha afectado esto al devenir de toda España. Un puñetazo afirmando nuestro deseo inalienable a ser reconocidos dentro de España como pueblo singular y diferenciado. Un puñetazo en definitiva, que deje muy clara nuestra intención de reclamar el derecho a regirnos por instituciones emanadas del pueblo castellano, refrendadas por el pueblo castellano y que culminen con la proclamación de la Comunidad Autónoma de Castilla. Sin apellidos, sin aditivos y genuinamente nuestra.

Y que no nos pongan de excusa la Constitución de 1978, aquellos que se han dedicado precisamente a vulnerarla durante 32 años. 32 años de mentiras, 32 años de lavado de cerebro al pueblo castellano y 32 años de vivir a costa de los castellanos. Autonomías como Madrid no tienen razón de ser. Nuestra Historia, Cultura e identidad son inequívocamente castellanas, por mucho que esta Villa y Provincia se hayan nutrido con ciudadanos de otras partes de España y del mundo. Barcelona es cosmopolita y nadie le niega su catalanidad. Hablamos Castellano, pensamos en Castellano, amamos a Madrid en Castellano. No hay ni un solo argumento de peso para que Madrid viva de espaldas al resto de Castilla. Y si lo hay, es el que conviene solamente a los políticos que hace 32 años traicionaron a Madrid y al resto de Castilla.

(*) CONSTITUCIÓN ESPAÑOLA DE 1978. Artículo 143:

“En el ejercicio del derecho a la autonomía reconocido en el artículo 2 de la Constitución, las provincias limítrofes con características históricas, culturales y económicas comunes, los territorios insulares y las provincias con entidad regional histórica podrán acceder a su autogobierno y constituirse en Comunidades Autónomas con arreglo a lo previsto en este Título y en los respectivos Estatutos.”

madrid

Anuncios

La Providencia

castilla

Toda persona que está en la política por idealismo, tarde o temprano se lleva un palo o varios. Es muy duro ser castellanista. Implica casi siempre ser incomprendido e incluso ridiculizado. A veces te cansas de explicar a la gente cual es tu postura y que no te quieran entender. Te cansas. Y empiezas a ser más escueto en tus explicaciones. Personalmente he desarrollado una especie de sentido arácnido y detecto a la primera a los tontos y a los tocapelotas. Por eso muchas veces ante la pregunta de ¿y tú porqué estás en esto?. Simplemente respondo, “por que quiero”.

Pero como decía, es inevitable que embate tras otro, a veces sientas ganas de mandarlo todo al carajo. Me ha pasado muchas veces. Y siempre sucede algo que aleja esa sensación de soledad. Ayer en medio de un montón de personas sin raíces y sin identidad que deambulaban cual zombis por el Centro de Madrid, terminé entrando por necesidad en un centro comercial. Cual sería mi sorpresa cuando me topé con un cartel promocional de la Serie Isabel a tamaño natural. Allí estaba Michelle Jenner radiante y preciosa, sujetando su cetro de Reina de Castilla (antes no le poníamos rostro a nuestra mejor reina y ahora sí lo tiene). Me hice una foto junto a ella. Me hacía ilusión. Los castellanistas nos conformamos con poco.

Más tarde pasamos por los almacenes Pontejos. Dado que todo el mundo estaba invadiendo los centros comerciales cercanos a Sol comprando Navidad, aquello estaba bastante vacío para lo que suele ser normal. Le recordé a mi mujer que a finales de los ’90 allí vendían parches de Castilla. De hecho compré algunos en su día. Mi mujer me animó a preguntar. Y para mi sorpresa los seguían vendiendo. Tras 30 años de mentiras, manipulación y ocultación de la realidad castellana de Madrid por parte de sus instituciones autonómicas, aún existe un comercio en Madrid donde se vende algo de Castilla. No de “Castilla La…” o de “Castilla y…” De Castilla y punto. En morado, vale (me importa un rábano). Un escudo sin aditivos. Limpio. Me llevé varios.

Estamos en Navidad. Para mí no son unas fiestas alegres. Dejan de serlo cuando tu madre ya no está. Pero intento no amargárselas al resto. Tengo claro que hay cosas sobrenaturales que no tienen explicación alguna. Podemos decir que soy creyente en ese aspecto. Y ayer la Providencia o vaya usted a saber, me dio dos grandes alegrías. Son esas pequeñas cosas que hacen las veces de combustible para seguir tirando para adelante. Y eso es lo que pienso seguir haciendo en el 2015. Pase lo que pase y moleste a unos u otros. Porque es mi tierra, la de mis antepasados. Porque es mi patria. Porque amo su Historia y su vasta Cultura. Porque amo a su pueblo, aunque él no se ame así mismo. Y sobre todo porque quiero.

¡FELICES FIESTAS Y FELIZ 2015 A TODOS!

isabel-michelle-jenner


Había una vez… La Carpetania.

carpetaniaSiempre que he intentado explicar lo ridículos que me parecieron los argumentos que sirvieron para la creación de la autonomía de Cantabria (cuna de Castilla), he puesto como ejemplo a la Carpetania. Dije que aquella autonomía inventada por Miguel Ángel Revilla, con el apoyo de algunos empresarios vascos cercanos al PNV, se fundamentaba en un pueblo extinguido por los romanos en el Siglo II a.C. Y que era poco menos que decir que los madrileños no eran castellanos sino carpetanos. Otro pueblo celtíbero extinto del que apenas quedan unos pocos restos arqueológicos y algunas referencias de los cronistas romanos. Y como vivimos en un país donde las bobadas florecen como hongos, ya hay quien ha recogido aquellos argumentos para elaborar su teoría nacionalista carpetana. Así como lo oyen. Los madrileños ahora somos al parecer herederos de un pueblo cercano al Neolítico y en esas “raíces milenarias” se fundamenta nuestra verdadera nacionalidad. Incluso tenemos bandera (robada cobárdemente al Atlético de Madrid) y límites fronterizos. Como sabemos, los carpetanos fueron los primeros en establecer un “eficaz sistema de fronteras y aduanas”.

La tontería está pues servida. Ahora sólo falta que un empresario sin escrúpulos financie la demencia para que esto termine por calar en una población como la de la provincia de Madrid, a la que desde hace más de 30 años de autonomía impuesta, se le ha privado de sus inequívocas señas de identidad castellanas. Ya se sabe que carecer de identidad es la marca del esclavo y de que aquello que no se conoce no se defiende. Que mejor manera de rubricar la hazaña, que inventarles ahora una nacionalidad histórica pre-romana… Fíjense ustedes, que éramos nación antes de los romanos (argumento usado una y mil veces por Miguel Ángel Revilla, crítico mordad de “la casta” y ex miembro de la misma).

Pasen y vean. Lo mejor del vídeo son lo de las runas nórdicas…


Mienten luego existen.

quijotada-carlista

http://www.diariocritico.com/nacional/educacion/ignacio-gonzalez/historia-de-espana/450889

Que todos los nacionalismos mienten, es cierto. En mayor o menor medida y para justificar sus pretensiones, todos ellos acuden a un pasado que tergiversan. Ya se sabe, quien controla el pasado controla el futuro, que dijo Orwell. El nacionalismo español, el peor de todos, no es ajeno a la manipulación y la mentira histórica y la noticia de cabecera lo demuestra.

Durante 30 años los niños de la Comunidad de Madrid han sido manipulados en los centros de enseñanza hasta la náusea. Se les ha enseñado por ejemplo los ríos de la Comunidad de Madrid, el Paleolítico de la Comunidad de Madrid, que los cristianos en el 1085 conquistaron la Comunidad de Madrid, que Carlos V era un humanista que trajo a España la modernidad y extendió las fronteras de España hasta Alemania ni más ni menos; o que la propia Comunidad de Madrid nació por voluntad de los madrileños y hunde sus fundamentos en la sublevación contra los franceses en 1808. En resumen, se les ha mentido. Y lo que es peor, se les ha ocultado algo clave para que entiendan quienes son y de donde vienen. Me refiero al hecho incontestable de que forman parte de un territorio histórico llamado Castilla. Es lo que el actual Ministro de Educación denomina españolizar. Y se les ha mentido para que a ninguno se le ocurra pensar que si todos somos castellanos, para qué 5 autonomías separadas y para usarlos como ariete españolista rancio contra los que en otros lugares no quieren renunciar a su identidad.

Lo que ahora pretende Ignacio González es extender este modelo de mentira, manipulación y tergiversación históricas a otras comunidades autónomas aparte de Madrid. Porque Ignacio González es fiel heredero de los que en 1812 decidieron liquidar el Antiguo Régimen y con él leyes, fueros, reinos e identidades que durante siglos formaron una España más armónica y más cohesionada, donde nadie se mataba porque su lengua fuera diferente o su boina se calara o no hasta las cejas. Ellos, los nacionalistas españoles, fueron los responsables de que en este país hubiera por ejemplo 3 Guerras Carlistas, 3 guerras civiles. Que no fueron otra cosa que la reacción de una parte importante del pueblo español a la nueva imposición liberal, uniformadora y afrancesada, que ellos no estimaban como verdaderamente española.

Y luego se atreven a señalar con el dedo a nacionalistas de la periferia, cuando el mayor ejemplo de lavado de cerebro colectivo son ellos, los nacionalistas españoles. Poco les importa que España no pueda sostener 17 autonomías. Poco les importa el terrible estado de postración, degradación y hundimiento económico y demográfico que sufre toda Castilla, a la que ni permiten existir. Ellos a lo suyo. A mentir, a tachar de separatista a quien cuestione este modelo territorial absurdo, a sentarse en poltronas de parlamentos que no necesitamos, que no queremos y a vivir del pueblo. Van a estirar los estertores de este régimen hasta que su hundimiento sea total. Entonces, esta chusma cogerá sus maletas y se marchará a su única y verdadera patria que son sus cuentas bancarias en Suiza. Porque ya se sabe, el capital no tiene patria.

madrid


Tema zanjado.

A los habituales sin sabores que nos da el castellanismo, se suman de vez en cuando las eternas explicaciones de porqué esta zona sí y esta no de Castilla. En mi artículo Hacia otro Castellanismo dejé bien claro cual era mi visión del castellanismo y del mapa de Castilla, que es el que además defiende la Asociación que presido. Pero siempre hay alguien que vuelve sobre el tema.

Uno de los problemas históricos a los que se ha enfrentado Castilla ha sido éste precisamente. El divagar. Que Melilla es Castilla, que si México, que si Patagonia y Filipinas. Vamos a ser serios por favor. Yo no espero recompensas por estar metido en esto de recuperar Castilla, pero tampoco estoy para perder el tiempo jugando al Risk y sus mapas. Nadie se acordó de Castilla durante siglos hasta el desastre del ’98. Entonces apareció una generación literaria que no paraba de hablar de Castilla. Cada uno con su propia visión, desde el cerealismo, a la Llanura Manchega, desde los molinos y el Quijote a Tierra de Campos. Y todos con un denominador común, la añoranza del Imperio Español. Ese Imperio que supuso el saqueo y la ruina de los castellanos a manos de Austrias y Borbones, curiosamente. Esa misma generación literaria termino por emborronar del todo el concepto de Castilla, que pasó a ser no una reivindicación regional justa y coherente, sino un horizonte hermoso, un cielo absoluto, una tierra sin limites… Todo muy bonito, pero invalidado para lo que Castilla necesitaba y necesita urgentemente, SU RECONOCIMIENTO HISTÓRICO inmediato. Porque cuando a la Comunidad de Madrid le roban 1000 millones de euros para dárselos a los de siempre, no podemos responder con poesía y con melancólicas nostalgias. Porque cuando nos meten el Fracking, es nuestro suelo el que contaminan y no el de Puerto Rico o la Isla de Guam. Porque cuando vemos caerse a cachos nuestros pueblos, no podemos suspirar por la belleza de una puesta de Sol sobre campos yermos. Y porque mientras algunos pierden el tiempo en divagar, lamentarse, añorar dinastías pasadas y galeones cargados de oro rumbo a los bancos de Génova y Venecia, nuestra tierra se muere y nuestro pueblo desaparece.

Ya digo, todas las opiniones son respetables. Pero aquí no estamos defendiendo la Cultura Castellana para hacer bellos ripios. Estamos haciéndolo para oponernos a la globalización y para que nuestra tierra sea sólo una, fuerte y orgullosa a la altura de otras tierras españolas. Ni más ni menos. Los demás que sigan en Internet y sentados en su casa con sus mapas y discutiendo si el pueblo de mi tía Fulgencia era, es o no es Castilla.

castilla_abandonada


Contra el provincianismo castellano

castilla-hundida

Siempre digo que ser castellanista no es nada fácil. Lo llevo viendo desde que hace 15 años decidí meterme en este berenjenal. No sólo tienes que pelearte con los nacionalistas españoles y los nacionalistas periféricos. También con la izquierda y la derecha, a las que Castilla les importa y les ha importado siempre una mierda. Ahora también tenemos que andar con cuidado con una nueva moda, que es la de culpar de todo a Valladolid. Moda sobre todo en Burgos, donde algunos dicen ahora estar contra el engendro de Duerolandia, personalizándolo en Pucela.

En serio, si hay algo que puede hacer daño a un castellanista es verse arrollado por la estupidez de sus paisanos. Es descorazonador estar luchando contra todo y contra todos por una Castilla entera, fuerte, próspera y justa y ver que otros se dedican a pelearse por los despojos de una autonomía de opereta que además es inviable económica y demográficamente. ¿Dónde estaba Burgos en 1978?. ¿Peleando por una Castilla formada por Castilla La Vieja y La Nueva?. ¿Sudando la camiseta al menos por Castilla La Vieja en solitario?. ¿Burgos se solidarizaba entonces con nuestros hermanos leoneses?. No. Burgos salía a las calles a demandar la autonomía de Duerolandia en la creencia de que ellos iban a ser la capital regional. Como tantas otras veces, los castellanos viejos pasaban olímpicamente de sus hermanos del Sur del Guadarrama y preferían encamarse con los leoneses, aunque fuese a la fuerza. Eso sí, con tal de ser ellos la capital del engendro castellano-leonés.

Esto no es una acusación contra Burgos, sino contra aquellos que se denominan burgalesistas y que entienden que Castilla es Burgos y el resto es “otra cosa”. Que Burgos es la esencia identitaria de Castilla nadie lo pone en duda, pero cuanto menos ese espíritu recio castellano se ha echado en falta muchas veces desde 1978. Al menos Segovia tuvo la dignidad de oponerse a ser incluida en Duerolandia.

Pero esto no es sólo un tema de Burgos (provincia a la que peregrino varias veces al año porque me encanta), se da en otras partes de Castilla La Vieja y se da dentro del propio castellanismo. Como muestra ahí está esa escisión en el PCAS, promovida por los que jamás amaron Castilla y sólo buscaron beneficios personales, despreciando además a los militantes del Sur de Castilla. Algo que ya venía de lejos y que los que militamos en Tierra Comunera conocíamos muy bien. Pero es que incluso después de todo esto, sigue habiendo algunos que presumen en ciertos foros de 4 monos de preferir a su lado a los leoneses que a los castellanos del Sur. Que además no tenemos “nada que opinar” de los asuntos de la Castilla Norte. Y quien afirma esto, se denomina castellanista y va perdonando la vida a los de Castilla La Nueva… Lo voy a dejar aquí de momento.

castilla_entera_mapa

Valladolid, Burgos… No. La clave de Castilla no pasa ahora mismo sólo por esas dos provincias. Ambas con el mismo problema, la despoblación y el envejecimiento. La solución es Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Albacete y Guadalajara… La solución es Cantabria y La Rioja… Y Madrid. Madrid, sus 7 millones de habitantes y sus 66.000 millones de euros anuales al Estado, que los invierte esencialmente en Cataluña y en el País Vasco. Y esto sucede porque no estamos unidos y porque algunos que se dicen castellanistas están más por la soberbia y el sectarismo que por servir a su patria. Vuelvo a insistir, hay unos pocos que prefieren embarcarse en la lucha por las migajas del presente banquete autonómico, que pelear por la tierra de sus ancestros. La solución no es a ver quien debe ser la capital de una autonomía de tercera . La solución son las 14 provincias castellanas UNIDAS. No queremos las migajas, queremos sentarnos a la mesa del Estado con nuestros propios cubiertos y nuestra propia ración de tarta. Que para eso hemos ayudado a hacerla.

Va a haber cambios en España, sí o sí. Estamos en el momento clave. No se volverá a repetir. O sacamos a Castilla a flote, o desaparecerá bajo las aguas del olvido como la Atlántida. O tenemos altura de miras y verdadero patriotismo castellano o nos iremos directamente al guano. O nos dejamos del “hay que hacer” y lo cambiamos por el “voy a hacer” o vamos al precipicio. A Castilla no le quedan ni 20 años de vida. Y no exagero nada. Daros una vuelta por Cuenca o por Soria. Una parte será un desierto abierto al Fracking, centrales y vertederos nucleares. Otra será cotos de caza para el goce de la oligarquía de toda Europa. Y el resto estará en los museos de Historia de todo el mundo para recordar con vergüenza y escarnio a todo un pueblo que en un momento clave de su Historia se negó a luchar contra su desaparición.

¡CASTILLA DESPIERTA!

plaza_de_castilla_madrid_06


Madrid comunero está con los mineros.

pcas_madrid

Volver algo frustrado de tierras burgalesas por culpa de uno de esos imbéciles que piensa que es más que el resto por ser de esa provincia y encontrarte con que algunos amigos y compañeros han estado en Madrid luchando en las calles de esta Villa por los derechos de los trabajadores de esta y otras tierras españolas, emociona. Emociona de verdad.

Castellano es el que nace o vive en Castilla, es cierto. Pero mientras algunos escupen bilis contra otras provincias castellanas por el simple pecado de la envidia, en otros lares y con “menos pedigrí”, hay castellanos con un par. Esos son castellanistas y valen por 1000 energúmenos que se creen mejores por nacer al Norte de Somosierra. La lucha por Castilla y por el pueblo castellano no está en un mesón ni en una callejuela de un pueblecito histórico de Burgos. La lucha está donde los guerreros castellanos pelean por su tierra.

Y esto viene porque según me dijo un cenutrio de Burgos ayer (los hay por toda Castilla), el no ondear el Pendón con alegría es la causa de que Valladolid les esté dando por el culo. Pues que saque él el suyo, si es que lo tiene. Y baje a ver como menean los castellanos de Madrid sus pendones cuando es necesario. Que baje de esa Cabeza de Castilla a ver como late el corazón de esta tierra. Que ayer más que nunca latió en Madrid.

Nadie nos va a dar lecciones desde su miopía y sectarismo. Nadie, repito, nadie va a ser más que nadie por razones de cuna. La nobleza no se hereda. Solo la lucha ennoblece de verdad. Y lo demás son viejos lemas oxidados porque jamás durante siglos nadie luchó por limpiarlos. Ayer Madrid fue más que nunca el corazón de Castilla.

(Fotos y vídeos PCAS de Madrid)

http://www.pcasmadrid.org/