Reivindicación de la Identidad Castellana de Madrid

Entradas etiquetadas como “upyd

9 de Noviembre. Derecho a decidir

¿Que hubiese pasado hoy si los castellanistas hubiéramos puesto una mesa con una urna en el Puente de Segovia en Madrid, para pedir a los madrileños que votaran si querían una sola autonomía castellana o cinco separadas?. Os lo voy a decir. Hubiera llegado la policía municipal, nos hubiera pedido la documentación y nos habría animado a largarnos o ser multados con la requisa de la mesa y el material. De nada habrían servido esgrimirles derechos constitucionales como el de la libertad de expresión. Estás ocupando un espacio público municipal y o pagas por estar ahí o te largas.

En serio, uno lleva en esto unos años y sabe como funciona la democracia española. En éste país todo aquello que no moleste al sistema puede hacer lo que le venga en gana. Por ejemplo, los de Podemos pueden organizar una asamblea donde les salga de las narices. Yo se las he visto hacer en Madrid Río y creedme, la policía se limita a observar. Lo mismo que el Gobierno Catalán. Pueden organizar una mamarrachada con las urnas por medio y no pasa nada, absolutamente nada. El mismo gobierno que no dudaría en reprimir a los castellanistas por desafiar el actual marco autonómico impuesto, se limita a observar el simulacro de referéndum catalán sin hacer nada más. Incluso si hace falta mañana mismo se reúne con Artur Mas para darle ese pacto fiscal que tanto demanda y que supondrá que Cataluña no aportará ni un euro al fondo de solidaridad autonómica. Muy al contrario, harán lo mismo que vascos y navarros. Será la Comunidad de Madrid la que tendrá que ser solidaria y además tendrá que aportar más dinero al Estado para que éste siga invirtiendo en Cataluña, País Vasco y Navarra.

Todo esto apesta. Lo hace el país entero. La sensación que muchos tenemos es que todo esto está cocinado desde hace tiempo. Artur Mas va a salvar los muebles y Rajoy quiere cerrar el frente catalán como sea. Y si tiene que vender al resto del país, lo hará. El PSOE sigue con su gilipollez federalista asimétrica y sin querer darse por enterados de que el régimen se les va a caer encima sí o sí. Lo mismo que UPyD e Izquierda Unida, que podrían según las encuestas, quedarse hasta fuera del Parlamento de haber hoy elecciones legislativas. Ojalá.

¿Y Podemos?. Bueno, Podemos y su líder Pablo Iglesias, siguen a lo suyo. A decir lo que conviene según el momento y a prometer lo que haga falta con tal de recoger el resultado del cabreo popular. Y mientras el PP les hace propaganda a diario y les acusa de querer una España a la cubana, otros vemos cosas peores. Siempre hablan de la casta. Cada 2 frases, meten la palabrita. Parece que están realmente en contra de la casta. Sin embargo resulta llamativo que no se atrevan a cuestionar el principal organismo del cual se nutre esa casta y que no es otro que el vigente estado autonómico. Podemos no va a hacer nada por unir Castilla porque a éste partido y a su líder, les importa una mierda Castilla y los castellanos. En eso piensan exactamente lo mismo que la casta del PPSOE-IU-UPyD. Castilla es España y nada más. Y el pueblo castellano no existe. Existen los españoles de “la Meseta” y se acabó. Aquí no hay identidad que defender, ni derechos a decidir nada. Eso lo reserva Podemos exclusivamente para Cataluña, País Vasco, Navarra y quizá Galicia. Y algunos castellanos van y nos dicen que aún así hay que apoyarles. Hay que derribar el régimen y después seguro que ayudan a Castilla. Ayudarán a Castilla exactamente como hizo Felipe González en 1982. Líder emergente en 1978 y que tanto se parece en los modos y las maneras al Pablito Iglesias del 2014.

No se cual es realmente el problema que tenemos en Castilla. No todo se puede reducir a ser víctimas de una casta política traidora. Tampoco a que seamos incapaces de diferenciar entre la lealtad y la sumisión. Ni si quiera a carecer de un partido castellanista fuerte. Sólo sé que el que no llora no mama. Que somos pocos en esto y mal avenidos. Que mientras nos roban la cartera, nos peleamos por mapas. Que aprovechamos la mínima para poner la zancadilla al de lado porque no nos gusta el color de su pendón. Y que nos importa más ser de derechas o de izquierdas, antes que castellanistas. Y mientras tanto, la vida pasa y el tiempo también. Nuestro pueblo va perdiendo su identidad y se va convirtiendo cada vez más en un esclavo fiscal de un Estado que nunca ha querido hacer nada por Castilla. Somos ese tonto del pueblo que ya peina canas, al que todo el mundo quiere invitar, pero que luego dejan sólo en la taberna y tiene que pagar su ronda y las de los demás. Quizá todo consista en no volver a entrar en la taberna y en tomarnos la ronda en nuestra casa, en nuestra mesa y con nuestro vaso. Y para eso hay que tenerlos muy bien puestos. ¿Los tenemos?.

resistencia

Anuncios

NADA SIN CASTILLA

mapa castilla

 

Y mientras, podéis seguir hablando de estado federal, reforma constitucional o república. Pero si un nuevo régimen se construye otra vez sobre los escombros de Castilla, los castellanistas no lo apoyaremos.

 

republica


¿Los castellanos somos tontos?

treviño

No, en serio, no encuentro otra explicación. Nos trocean, nos imponen parlamentos y diputados que no pedimos y nos entoligan estatutos de autonomía sin someterlos antes al refrendo popular. Sacan a Madrid de Castilla La Nueva por la cara. Sacan por la misma cara a Logroño y Santander de Castilla La Vieja y les meten por el mismo precio al País Leonés. Y chitón que es por interés nacional, que lo dijo el Parlamento Español. De modo que a callar.

Pero hay más. Ha habido pueblos en Albacete que quisieron irse con Murcia. No les dejaron. Hay algún pueblo de Ciudad Real que se ha querido ir a Andalucía. Ni hablar del peluquín. Incluso ha habido pueblos de Guadalajara que quisieron anexionarse a la Comunidad de Madrid por razones de servicios (en realidad toda Guadalajara se vendría gustosa con los madrileños). Pues nada. A callar y a cumplir las leyes, que para eso están.

Y llegan los de Treviño que llevan al menos desde el 1200 perteneciendo a Burgos (Castilla), presentan desde el País Vasco una ley orgánica con un único punto que dice más o menos “que os den castellanos, que nos vamos al País Vasco” y por arte de magia, cuela y es enviada al Parlamento Español. Así de fácil. En Septiembre se pondrán con ello y saldrá adelante, fijo. Y nosotros los castellanistas rompiéndonos los sesos para ver como conseguimos unir nuestra tierra. Si nos creemos lo de la unidad de Castilla o jugamos a pillar cacho en nuestras autonomías de tercera. Si nos anexionamos a los vecinos, ponemos una vela a San Millán o mandamos a la mierda a las 5 autonomías castellanas artificiales e imponemos una sola Castilla por nuestros… cojones (voto por esto último viendo el panorama que tenemos). Hoy es Treviño, luego vendrán Miranda de Ebro, Trucios y La Rioja entera si se les antoja.

¿Nos ha mirado un tuerto, tenemos mala suerte, no convocamos ruedas de prensa con boina y capucha en Francia o es que somos los tontos del pueblo?. Quizá un poco de todo y más esto último. Sigamos votando al PP, al PSOE, a IU y a UPyD. Que nos va a ir genial como vemos. Sigamos pelando los de una provincia castellana contra otra. Sigamos pensando que somos los más españoles, cuando resulta que somos la cloaca de España. En la cual echan lo que les viene en gana y tiran de la cadena cuando quieren. De verdad que pena. A lo que hemos llegado ya en la patria de El Cid y de Fernán González. Somos los receptores de todas las calamidades posibles. Desde que nos metan un cementerio de residuos nucleares, a padecer a personajes aborrecibles como María Dolores de Cospedal. Ni los egipcios pasaron tantas plagas. Y eso sí, “Viva España manquepierda.”

http://www.europapress.es/nacional/noticia-parlamento-vasco-propondra-congreso-ley-organica-integrar-enclave-burgales-trevino-alava-20130709115153.html


23 de Abril 2013: Castilla sigue pagando.

mapa castillaVivimos en un país cuyo régimen político lleva 36 años robando el dinero de los ciudadanos a manos llenas. Bien es cierto que hasta el comienzo de la crisis a finales del 2007 a nadie le importó demasiado. Habiendo dinero para consumir, todo daba igual. Tampoco les importaba a los castellanos. Y eso que llevan todo estos años siendo el equipo perdedor en esta Liga amañada por árbitros catalanes y vascos, cuyo colegio es presidido por el árbitro mayor, el Estado Español. Mientras las comunidades castellanas se hunden económica y demográficamente. Mientras a los madrileños se les miente desde sus instituciones autonómicas, se les dice que no son castellanos, que no tienen identidad y de paso se les roba 1000 millones de euros. Mientras a Castilla La Mancha queda esquilmada en sus recursos económicos, naturales y en sus derechos sociales, cuando su presidenta acumula 3 cargos políticos con sus respectivos sueldos. Mientras la Junta de “Castilla y León” vende una Historia sesgada y manipulada a una región tan artificial como anciana, en trance de desaparición y permitiendo que su territorio sea objeto de subasta por parte del nacionalismo vasco. Mientras se dice a los castellanos de Cantabria que no lo son y se les oculta que su región es económicamente inviable y que depende totalmente del Estado para su financiación. Y mientras los Riojanos viven bajo la sombra del nacionalismo vasco y de espaldas a su historia y cultura castellanas. Mientras todo esto pasa en Castilla, los castellanos siguen en estado de coma y pensando y obrando, no en Castellano sino en español. No creo que haya otro ejemplo mayor de indolencia e ignorancia en toda Europa.

Estamos cerca del 23 de Abril, Día Nacional de Castilla, a falta de otra fecha mejor y fiesta regional de la autonomía de “Castilla y León”. Los partidos de esa región falsa e impuesta por el Congreso de los Diputados en 1983, han decidido no hacer un manifiesto como en años anteriores. Consideran que es innecesario, puesto que la región está consolidada. Una de las señas de identidad de esa región es la llamada Guerra de las Comunidades de Castilla. Una guerra iniciada en 1520 en Toledo y finalizada al año siguiente en esa misma ciudad castellana. Una guerra capitaneada por un hombre de Toledo, Juan de Padilla y tras su muerte liderada por su esposa, María Pacheco, toledana de adopción también. No deja de ser curioso que una región que dice ser histórica, hunda sus fundamentos esenciales ni más ni menos que en una ciudad ajena a ese territorio, Toledo, mientras por otro lado pisotea los derechos de los leoneses. Pero da lo mismo. A los castellanos del Norte, cuyas vidas transcurren de espaldas a sus paisanos del Sur y atrapados en ferias de abril y rocieras importadas de Andalucía, parece importarles poco. Lo mismo sucede al Sur de Guadarrama.

Imagino que ante este espectáculo los huesos de María Pacheco y de su marido deben estar retorciéndose de dolor y de rabia. Es el precio que los héroes pagan en una tierra cuyos habitantes tienen escasa memoria para los actos de valor. Por esa falta de memoria ni Padilla ni María Pacheco tienen aún monumento alguno en Toledo. Por esa falta de memoria, Juan de Zapata no goza de una miserable calle que le recuerde en Madrid. Por esa falta de memoria y de amor por la tierra propia, los castellanos se extinguen como cultura diferenciada de Europa en el marasmo de la multiculturalidad globalista y capitalista. Y en su abulia, no solo pierden su identidad. Adoptan también la insana costumbre de dejarse saquear a manos llenas por un Estado al que creen propio, cuando ese ente se ha mostrado siempre como una losa para Castilla, bajo monarquías, repúblicas y gobiernos de derecha e izquierda. De toda esta lamentable situación no solo son cómplices unos castellanos ignorantes. Lo son sus instituciones y sus partidos políticos. Algunos de los cuales no dudarán en pasear su traición por las tierras de Villalar de los Comuneros, envueltos en banderas españolas bicolores o tricolores. Tierras donde aquellos patriotas castellanos acudieron en su día, bajo un estricto código de honor, a luchar y morir por su tierra.

Ojalá ese honor rebrote algún día. Ojalá las amapolas comuneras se abran paso de nuevo entre cardos con olor a orines, charcos de aceite y de cerveza, puestos de gilipollería de mercadillo y entre la mediocridad de una fiesta que es ya de todo, menos comunera y castellana.

 

“Desde entonces ya Castilla no se ha vuelto a levantar. En manos de rey bastardo o de regente falaz. Siempre añorando una Junta o esperando un Capitán…”

(Poema Los Comuneros, Luís L. Álvarez)

castilla_saqueada


Mentiras contra Castilla.

Se habla mucho estos días del llamado escrache. Ya sabéis, eso de manifestarse cerca o frente al domicilio de un político para denunciar alguna presunta fechoría por él cometida. Ciertamente nuestra clase política (casta parasitaria la llaman ya algunos) está preocupada. Dicen que la privacidad es inviolable. No lo se, pero que se lo cuenten a las familias a las que los bancos les han dejado sin privacidad y sin domicilio. Y que se lo cuenten a esas familias porque los dos partidos mayoritarios a lo que se han dedicado hasta ahora es a darle la espalda a los ciudadanos afectados y a defender los intereses de los bancos. Pero no van por ahí los tiros de mi artículo sino por esa preocupación tan grande que tienen los políticos porque les griten en la calle o bajo la ventana de su casa. El político en general se ha acostumbrado a mentir y a reírse en la cara de los ciudadanos con impunidad. Bien es cierto que una de las características de la manada española consiste en olvidar sistemáticamente las puñaladas que les otorgan sus políticos. Por eso y a pesar de haberles defraudado una y mil veces, los españolitos llevan 30 años votando al PPSOE-IU-PNV-CiU. Lo que pasa es que la manada se ha despertado levemente. La manada no tiene trabajo, no puede consumir, pierde sus tvs y hasta sus casas y eso… cabrea. ¿Se supone que tenemos que permanecer impasibles hasta las próximas elecciones y aguantarnos sin más?. O sea, ¿hay que tolerar democraticamente a un partido quea los 3 meses de llegar al gobierno tira por la borda el programa por que el que obtuvo la confianza de la ciudadanía?. ¿Hay que tolerar a un político que se ríe literalmente en tu cara?. Pregunto.

Ignacio-Gonzalez¿Que tenemos que hacer cuando un político nos miente descaradamente?. No ya con brotes verdes y otras sandeces como las de Zapatero, Rajoy o Montoro. Hablo de cosas más serias. Vamos a ver, este estado autonómico es inviable. Es un grito a voces. Lo sabemos todos, hasta en la maldita Unión Europa, de cuyo retrete formamos parte. Pues con todo, nos sale hace unas semanas, el Presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, con eso de “durante estos treinta años Madrid ha servido lealmente a España y, paralelamente, aun careciendo de señas de identidad, ha brotado el orgullo de ser madrileño”. Estas cosas no son baladíes, son muy graves. Esto es mentir a los madrileños y manipular a los ciudadanos de esta comunidad autónoma inventada. Y lo peor es que esta mentira se hace extensiva al resto de partidos de la Asamblea de Madrid, cuyos representantes permanecieron impasibles ante estas manifestaciones del Presidente madrileño. No voy a recurrir a la Historia, ni a mencionar tantos motivos culturales por los que la Provincia de Madrid es castellana. Solo tengo que recurrir a los símbolos propios de esta autonomía, cuya evidencia debería hacer sonrojar al Sr. González y a los representantes del PSOE, IU y UPyD. Pero ya no espero nada de unos políticos que desconocen lo que es la vergüenza y la decencia. Porque de tener vergüenza, estarían ya pidiendo perdón por habernos colado una autonomía que nadie quería, por hacerlo desde las sombras y de manera absolutamente antidemocrática (los madrileños nunca votaron este Estatuto de Autonomía) y por legitimar la ruptura de Castilla con un dictamen del Congreso de los Diputados claramente inconstitucional. Es más, deberían pedir perdón por haber propiciado un genocidio humano, económico y cultural contra el pueblo castellano.

Se congratula Ignacio González del gran servicio que esta comunidad ha otorgado a España desde la ignorancia de los madrileños. Y no es para menos. España o mejor llamar a las cosas por su nombre, el Estado Español (porque España es otra cosa), saca limpios de la Comunidad de Madrid 66.000 millones de euros (impuestos, tasas, etc.), de los cuales devuelve tan solo 11.000 (1.000 millones menos que el pasado año). El Estado lleva 30 años saqueando a los madrileños para pagar privilegios en la periferia básicamente. Esperanza Aguirre ya denunció esto con Zapatero y después con Rajoy. Ignacio González también ha pataleado un poco. ¿Resultado?, silencio en Moncloa. Esa es la labor de los polis buenos. “Que malo es mi jefe que te roba la cartera pero yo te comprendo” (palmada con puñal en la espalda). Y el ciudadano de Madrid tan feliz en su ignorancia y celebrando los éxitos de la Roja y de Rafa Nadal. Otros por mucho menos, convocan manifestaciones por la independencia. Quizá aquí debamos empezar a plantearnos muy seriamente lo que nos cuesta el dni español. Lo mismo descubrimos que el matrimonio de Isabel y Fernándo fue el peor negocio de nuestra Historia…

¿Que tenemos que hacer ante esto los castellanistas?. No, no voy a pedir a nadie que vayamos al domicilio de unos u otros a liarla, pero sí a ser la mosca cojonera. Por ejemplo, se puede educar a los castellanos para que sepan quienes son. Se puede llamar embusteros a políticos que como Ignacio González, mienten en público sin que nadie les diga nada. Se puede seguir machacando con la idea de Castilla. No conformarnos ni regodearnos en las poltronas en tal o cual municipio o autonomía castellana impuesta (en el momento que uno da por bueno tal o cual aspecto de una comunidad autónoma castellana, está renunciando explícitamente a la unidad de Castilla). Superar nuestro maldito provincianismo (se nace miembro de una familia, de una comunidad cultural y no de un ente administrativo artificial, ¡papanatas!). Ver más allá de nuestros propios intereses y gustos personales (no ver a otros castellanistas como el enemigo a batir porque tienen otras opiniones distintas a las nuestras. No necesitamos sectarios). No rendirnos. Divulgar por la Red las injusticias que se hacen con Castilla (desde la caza del lobo al Trasvase Taje-Segura). Sacudirnos la modorra que impera en algunas sedes de partidos castellanistas (es ya escandaloso el silencio de algunos ante lo que Rajoy va a quitarle a Castilla para dárselo a Artur Mas). Salir a las calles con las banderas aprovechando la mínima ocasión, en vez de darnos tantos golpes de pecho con la Tizona frente a la pantalla de nuestro pc. No dar la batalla por perdida. Tener VOLUNTAD. Ser leales a nuestra tierra y a los que levantaron Castilla desde la nada. No cruzarnos de brazos, en definitiva.

Aunque gente como Ignacio González sigan mintiendo y haciendo ver a los ciudadanos que no pasa nada, este régimen va a caer. Lo de la Casa Real es de escándalo diario. El estado autonómico actual no podemos pagarlo y su final va a llegar les guste a los de la casta o no. Salen ya hasta catedráticos pidiendo agrupar autonomías castellanas (http://www.vocesdecuenca.com/frontend/voces/Soriano–Prolongar-La-Situacion-Del-ERE-De-Geacam-Est…www.vocesdecuenca.com/frontend/voces/Un-Catedratico-Propone-Reducir-Autonomias-Y-Reagrupar-Castilla-La-Mancha-Y-Madri-vn25925-vst352).Tenemos que estar preparados. Nadie va a hacer nada por Castilla, salvo los propios castellanos. Y menos los nacionalistas españoles y periféricos, para los que Castilla es un suculento bizcocho. Quien no llora no mama, dicen un refrán castellano. Pues ya es hora de sacar el pañuelo para llorar de rabia y para decir a tanto traidor y embustero ¡Adiós!.


30 aniversario de la traición a Madrid y a Castilla.

madrid

No soy militante del PCAS, entre otras cosas porque no creo en la ficción de las 17 provincias y pienso que el respeto por Castilla empieza por respetar a León. Eso no quita para que haya apoyado a este partido en algunas contiendas electorales de carácter local. Tengo buenos amigos en ese partido, a día de hoy es la única alternativa castellanista posible y además coinciden conmigo en uno de mis frente de batalla principales, Madrid.

Madrid es Castilla, se pongan como se pongan y digan lo que digan estos políticos que pactaron en su día con las élites franquistas para repartirse el poder y la pasta en España. Quizá un día el PPSOE-IU nos expliquen porqué traicionaron a Castilla en la Transición y a que obedece que estos tres partidos, junto a UPyD, se comporten en esta tierra como caciques del Franquismo, defendiendo un nacionalismo español rancio y paleto, cuando en otras partes de España presumen de nacionalistas. En otros artículos ya he tocado este tema. Hoy solo os invito a que leáis el interesante artículo aparecido en la página del PCAS Madrid por su interés y elocuencia.

Y por cierto, aprovecho para aconsejar a la Agrupación de Madrid del PCAS la retirada de ese lamentable escudo con osos peleando con leones que aparece en dicha página.

http://pcasmadrid.org/content/el-30-aniversario-del-estatuto-que-ning%C3%BAn-madrile%C3%B1o-vot%C3%B3


TRAIDORES

«Tú, tierra de Castilla, muy desgraciada y maldita eres al sufrir que un tan noble reino como eres, sea gobernado por quienes no te tienen amor»
(Pasquín que se pegaba en las puertas de las iglesias durante la Guerra de las Comunidades de Castilla en 1520)

Quizá algunos piensen que me he pasado o que he injuriado a alguien. Bueno, voy a remitirme al Diccionario de la RAE que dice así:

Traición:

(Del lat. traditĭo, -ōnis).

1. f. Falta que se comete quebrantando la fidelidad o lealtad que se debe guardar o tener.

De modo que aquel que no es fiel al pueblo al que dice defender se le puede llamar traidor. Que puedo contar que no sepamos ya a estas alturas el terrible daño que le hicieron a Castilla en 1978 el PSOE, AP (PP) e Izquierda Unida (PCE) fomentando su ruptura y conspirando para que nuestra tierra desapareciera de los mapas. Y todo ello lo hacían en nombre de la libertad y de la democracia recién estrenada. Todo valía para que los castellanos quedaran excluidos de la vida política y económica del país y para crear nuevos y falsos parlamentos donde poder sentarse a vivir cómodamente de los ciudadanos. Así vimos nacer parlamentos autónomos en provincias que siempre habían sido castellanas. Por ejemplo en Cantabria o La Rioja. Y también aparecieron de la nada regiones hasta entonces inexistentes que por un lado ahondaron en la división castellana y por otro se llevaron por delante los derechos del pueblo leonés, obligado casi a punta de bayoneta a fusionarse con Castilla La Vieja, para crear uno de los entes más absurdos y ficticios de la Historia de España, denominado pomposamente Castilla y León. Sin ser ni lo uno ni lo otro, no solo porque los leoneses se habían negado clamorosamente a ello, sino porque fuera de ese territorio seguía habiendo castellanos en Madrid y en Castilla La Mancha. Esta última otro homenaje a la estupidez partiendo ya de su denominación (la Mancha siempre fue Castilla) y continuando por segregarle Madrid, para asegurarse que la nueva región sería más pobre aun que en tiempos de Franco. Todo valía si era bendecido por los partidos centralistas y jacobinos, aunque esos estatutos jamás fueran refrendados por el pueblo castellano.

Pero la traición no estaba completa del todo. Los mismos que negaban a Castilla, que negaban el derecho a existir al pueblo castellano y le cerraban las puertas de su futuro, se convertían al nacionalismo en algunas regiones como Cataluña, Galicia, País Vasco y Andalucía. Incluso un centralista de tomo y lomo, exministro de Franco se convertía al Galleguismo más recalcitrante cuando ganaba en ese territorio las elecciones autonómicas. Me refiero a Manuel Fraga Iribarne. ¿Es que alguien no recuerda que su política de inmersión lingüística fue copiada punto por punto de la elaborada por Jordi Pujol?. ¿Y que decir del PSOE, que siendo ganador de las primeras elecciones autonómicas en el País Vasco, entregó la presidencia al PNV y bendijo todo el sectarismo político engendrado en las ikastolas?. Entonces a Rosa Díez, por entonces militante del PSE-PSOE, sí que le ponía el nacionalismo vasco que ahora tanto critica. Por no mencionar los pactos que Izquierda Unida ha firmado en numerosas ocasiones no solo con el PNV, sino con la misma Batasuna. Y esto solo en el País Vasco. Si seguimos por Cataluña, no terminaríamos nunca porque estas tres formaciones allí son catalanistas. IU (Iniciativa Per Catalunya) incluso pide un referéndum de autodeterminación.

También recuerdo un episodio muy triste acacido en Madrid en el año 2000, siendo presidente de esta comunidad Alberto Ruíz Gallardón. Quizá en un leve destello de lucidez, se le ocurrió convocar a Castilla y “León” y a Castilla La Mancha junto con la propia Madrid para hacer acuerdos que beneficiaran a estas tres comunidades castellanas. Lo llamó Consejo de las Comunidades Castellanas. Y hubo críticas feroces desde el PSOE, pero sobre todo por parte de un cretino integral, llamado Ángel Pérez que llegó a decir que aquello era “volver a la España de los Reyes Católicos”. Ese homenaje a la imbecilidad más absoluta era y sigue siendo el representante de Izquierda Unida en la Asamblea de Madrid. La misma formación política que practicaba el nacionalismo en el País Vasco incluso hasta llegar a pactos con Batasuna, en el centro de Castilla se dedicaba y se dedica aun a sabotear cualquier atisbo de unidad entre tierras que tienen la misma identidad, la misma cultura, la misma lengua y la misma historia. Tanto el PSOE como IU encima tienen la desfachatez de proclamarse federalistas. Para colmo los de IU, que hace 4 años han redescubierto la bandera republicana, tienen la cara dura de sacarla a la calle sabiendo que esa franja morada se puso precisamente por Castilla en 1931 y además nos la restriegan por la cara hasta en Villalar de los Comuneros cada 23 de Abril. IU en Castilla es tan cacique y centralista como el peor gobierno de Partido Popular.

¿Y que decir de un partido que también se proclama federalista, que dirige una tránsfuga del PSE-PSOE, partido con el que llegó a ser Consejera de Comercio y Turismo de Euskadi?. Sí, la misma que en plena campaña terrorista de ETA y con las calles del País Vasco chorreando sangre en 1994 nos invitaba a visitar aquello con el lema “Ven y Cuéntalo”. El mismo partido cuyos representantes municipales y autonómicos no quieren ni oir hablar de una Castilla unida porque “eso es nacionalismo” porque “hay que respetar la Constitución” y con otras excusas aun más lamentables. Pero luego no dudan en intentar inventarse una región formada ni más ni menos que por Navarra, Aragón y La Rioja… No voy a olvidar además que es UPyD uno de los partidos que junto con el PP y el PSOE defienden con más vehemencia que nadie el hecho vergonzoso de que los agricultores castellanos no puedan coger agua del Tajo porque ese agua está reservada en exlusiva para los campos de golf, piscinas y hoteles de la Región Murciana. Tampoco voy a olvidarme en estos tiempos de crisis que el representante de UPyD en el Parlamento de Asturias, lo primero que ha hecho haya sido enchufar a 6 asesores o consejeros para que le sirvan y adulen. Y es que la gente de UPyD, al parecer, tienen tanto trabajo en las instituciones, que no dan a basto.

Los castellanistas estamos solos. Y estamos solos contra todos. No podemos esperar nada de nadie. Si conseguimos levantar esta tierra cuyo legado corre por nuestras venas, será solo por nosotros mismos. No se me ocurre una causa más sacrificada y justa que esta en la que no caben los aspirantes a una poltrona, al dinero del ciudadano o a recompensa alguna. No existimos y no quieren que volvamos a existir. Todos sacan beneficio de ello salvo nuestra tierra y nuestro pueblo. Y no vamos a parar hasta el final. Vamos a seguir machacando conciencias. Vamos a decirle a la gente que teníamos razón hace 15 o 20 años cuando hablábamos de unir Castilla y hoy más, cuando resulta que este monumento al latrocinio político que es el estado autonómico se viene a abajo. Nuestras armas son la palabra, la voluntad y nuestra negativa a aceptar un orden político y territorial que no sea el nuestro y que divida y perjudique al pueblo castellano. Como gritaban nuestros soldados que acudían al combate contra el Imperio en 1521 en las campas de Vilallar:

¡¡¡Padilla, Padilla, Libertad!!!